Unas plantaciones secas en Gibralfaro

La zona fue repoblada recientemente con diversas especies de plantaciones./
La zona fue repoblada recientemente con diversas especies de plantaciones.

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Un ciudadano que asegura sube frecuentemente haciendo deporte a Gibralfaro por la carretera que lo bordea desde el túnel de Puerta Oscura, en la Coracha, comenta que este invierno fue testigo de diferentes plantaciones realizadas en las laderas del monte. «Pues bien, a día de hoy, debido por un lado a la falta de mantenimiento, unido a la primavera tan cálida que hemos tenido, todos esos plantones, y son muchos los que yo he visto, están completamente secos», escribe Bono. «Me imagino que esas plantaciones de hace unos meses costaría un dinero al erario público, dinero que ha sido perdido. Cualquiera que suba por el monte lo puede comprobar», dice resignado. Y es que según indica, «todavía nos falta mucho que mejorar para estar a la altura de países centro europeos o nórdicos en materia de sensibilización y cuidado del medio ambiente».

A lo que se refiere este ciudadano es a una de las actuaciones realizadas recientemente dentro del Plan Especial Monte Gibralfaro por el Ayuntamiento, que ha invertido más de 450.000 euros en un proyecto de mejora que ha contemplado la rehabilitación de caminos y senderos, mobiliario urbano, así como la creación de una nueva zona social de recreo infantil y diversas actuaciones silvícolas para mejorar la vegetación de la zona, con la plantación de especies autóctonas. En total, se plantaron 505 almendros, 775 algarrobos, 510 acebuches, 1.250 lentiscos, 270 aladiernos y 500 herbáceas y otras arbustivas (como alcaparras, lavandas, durillos o hiedras).

El tronco amenaza con partirse.
El tronco amenaza con partirse.

Arboles: alertan sobre dos palmeras

Un lector alerta acerca de la palmera que aparece en la fotografía superior que dice está situada junto al patio del colegio Madre Asunción, donde como es lógico hay niños y teme por el peligro que pueda entrañar ya que como se aprecia, el tronco parece que amenaza con partirse.

Otro lector advierte del estado de una palmera en la Alameda de Colón, a la altura del número 9, que dice lleva encharcada desde hace unos quince días «y no por la lluvia».