Piden a Imbroda su comparecencia por la «desastrosa situación» del Conservatorio Superior de Música de Málaga

Protestas de alumnos en el Conservatorio Superior de Música/SUR.ARCHIVO
Protestas de alumnos en el Conservatorio Superior de Música / SUR.ARCHIVO

Adelante Andalucía exige una financiación «justa» para todos los centros de Andalucía

SURMÁLAGA

La parlamentaria de Podemos y Adelante Andalucía Vanessa García ha pedido la comparecencia del consejero de Educación, Javier Imbroda, ante la «desastrosa situación» del Conservatorio Superior de Música de Málaga. «Le exigimos a la Junta que dote a docentes y alumnado de unas instalaciones dignas y de todos los medios necesarios para desarrollar una enseñanza de calidad», indicó la parlamentaria. También desde Adelante Andalucía demandaron al consejero que programe una visita a este centro «para que pueda comprobar de primera mano el estado de abandono del mismo».

En este sentido, la parlamentaria exigió una financiación «justa» para todos los Conservatorios Superiores de Música de Andalucía. Así, añadió que «esta situación no es nueva, es un estado de dejadez que no podemos permitir que continúe así, si apostamos por la cultura en Andalucía, si hacemos bandera de ella y si queremos tener orgullo de ella, tenemos que dotarla de los recursos suficientes que necesitan para formar a los mejores profesionales».

En relación con las «deficiencias» que pudo comprobar en su visita al conservatorio malagueño, la parlamentaria destacó «el mal acondicionamiento», ya que, por ejemplo, «las ventanas son de carpintería antigua y no cierran bien, lo que ha provocado incidentes, como cuando una noche de lluvia y viento el piano valorado en 25.000 euros se llenó de agua; o el mal aislamiento de las dependencias del conservatorio a la humedad, el frío y el sonido».

Material y humedad

En este caso, resaltó que en las salas donde existe corcho aislante en las paredes, en buena parte, «está recubierto de moho, debido a las filtraciones de humedad». Otro de los «problemas», continuó, «es el de la falta de dotación material y de espacios, así, el centro sólo cuenta con seis cabinas de estudio para 325 estudiantes y con un sólo ordenador funcional». También la falta de instrumentos no deteriorados hace que sea el propio profesorado quien se tenga que traer sus instrumentos para dar clase, indicó.

En este punto, afirmó que «la reducción paulatina del presupuesto ha tenido como consecuencia, por ejemplo, que las vacantes del profesorado que se debían haber cubierto en septiembre, no hayan empezado a cubrirse hasta marzo». «Hay que alabar la labor de estos docentes, que como todo el personal que trabaja en un servicio público, son los que están manteniendo la calidad de la enseñanza y el buen nombre del Conservatorio», indicó García.