Le piden 17 años por prender fuego al bloque de su expareja y quemar a un compañero de piso

Le piden 17 años por prender fuego al bloque de su expareja y quemar a un compañero de piso

La Fiscalía considera que el acusado actuó «con ánimo de venganza» y provocó un incendio en el edificio que puso en peligro la vida de las personas

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Actuó por venganza. Es la conclusión a la que ha llegado la Fiscalía de Málaga, que sienta en el banquillo a un hombre de 55 años acusado de prender fuego al bloque de su expareja. La mujer estaba fuera, pero un compañero de piso sí sufrió las consecuencias del incendio, que le provocó quemaduras en el 40% de la superficie corporal. El procesado, natural y vecino de la provincia, se enfrenta a una posible condena a 17 años de prisión, según el escrito acusatorio del Ministerio Público.

Los hechos, que serán enjuiciados el próximo día 29 en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, sucedieron la madrugada del 27 de febrero de 2012. Después de que la mujer rompiera la relación de pareja, «con ánimo de venganza», el hombre presuntamente provocó un incendio en el interior del portal del edificio donde residía ella, situado en la plaza de las Flores de la capital malagueña.

Como consecuencia del fuego intencionado, ardió el mostrador de madera del conserje y un cuadro eléctrico, «llegando a poner en concreto peligro la vida de los moradores de piso 4ºA del inmueble», según las conclusiones provisionales del fiscal. Las llamas se propagaron al interior de esa vivienda «por el efecto chimenea al haber abierto la puerta principal».

En el piso no se encontraba su expareja, que casualmente estaba de viaje ese día, pero sí dos mujeres y un hombre que convivían con ella. Este último sufrió quemaduras de primer y segundo grado en el cuello, extremidades, tórax y abdomen, así como también en las vías aéreas, que requirieron tratamiento quirúrgico, ortopédico y rehabilitador. Estuvo tres meses hospitalizado y tardó 227 en curarse de las lesiones, que se extendieron por el 40% de la superficie corporal. Como secuelas, destaca el fiscal, le han quedado cicatrices en casi medio cuerpo con un perjuicio estético «bastante importante».

La vivienda, el 4ºA, sufrió desperfectos a causa de las llamas que han sido valorados pericialmente en la suma de 6.335 euros. En el edificio, el coste de reparación de los daños ascendió a 29.682 euros, cifras a las que habría que sumar 1.268 euros en que ha sido tasado el despliegue de los bomberos para sofocar el fuego.

Por todo lo anterior, la Fiscalía solicita una pena de 17 años de cárcel para el acusado por un delito de incendio con peligro para la vida, en concurso ideal con un delito de lesiones. Pide que indemnice al compañero de piso herido con 13.073 euros por las lesiones y 20.000 más por las secuelas; y a su expareja, con 6.335 euros por los daños en el piso y 2.400 euros por las secuelas psíquicas. Y también insta a que se haga cargo de los destrozos en el edificio que no cubrió el seguro, y que pague el Ayuntamiento el gasto de la intervención de los bomberos.