Piden 16 años de cárcel para un acusado de abusar de menores a cambio de recargas en sus móviles

Piden 16 años de cárcel para un acusado de abusar de menores a cambio de recargas en sus móviles

La Fiscalía explica que el procesado entabló contacto con las víctimas en Vélez y que creó un grupo de Whatsapp para hablar con ellas

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

La Audiencia Provincial de Málaga tiene previsto juzgar este martes a un joven de 27 años de edad y de nacionalidad española acusado de abusar sexualmente de varios menores de edad a cambio de dinero o de recargas en sus teléfonos móviles. Así lo asegura la Fiscalía, desde donde se solicita que el procesado sea condenado a 16 años de prisión por estos hechos.

En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso este periódico, se precisa que el procesado entabló contacto con un grupo de menores de Vélez-Málaga entre los meses de septiembre de 2015 y abril de 2016. Para hablar con ellos, desde el Ministerio Público se expone que el acusado creó un grupo de la aplicación de mensajería Whatsapp, que estaba integrado por él mismo y tres menores de edad, que en el momento de los hechos tenían menos de 16 años.

En el documento de la Fiscalía se asegura que el procesado, que también era vecino de la citada localidad malagueña, sabía que los adolescentes eran menores de edad y que la intención de sus acciones no era otra que la de satisfacer sus deseos libidinosos mediante acceso carnal. Para ello, explica que mantenía conversaciones a través de Whatsapp con los jóvenes.

Siempre según el relato del Ministerio Público, era en ellas donde les proponía mantener relaciones sexuales o que le enviaran fotografías de ellos desnudos. A cambio, continúa la Fiscalía, les ofrecía dinero o recargas en sus teléfonos móviles.

De hecho, el documento recoge que uno de los menores de edad accedió a enviarle, y así lo hizo, una foto de unos genitales masculinos. Desde el Ministerio Público se asegura que, a cambio de ello, la víctima recibió una recarga de diez euros.

También fue a raíz de conversaciones a través de Whatsapp, sobre las que la Fiscalía no concreta la duración e indica que tuvieron lugar durante «un tiempo», como el procesado habría conseguido que uno de los menores que integraban el grupo de la aplicación móvil accediera a acompañarle al cine. De esta forma, en una fecha no concretada de diciembre de 2015, ambos fueron juntos a un centro comercial de Vélez-Málaga.

Abusos en el cine

Se sentaron en las últimas filas de la sala en la que se proyectaba la película, según se indica desde el Ministerio Público. En el escrito de acusación se concreta que, aprovechando la oscuridad y guiado por ese mismo ánimo de satisfacer sus deseos libidinosos, realizó tocamientos al menor de edad y, posteriormente, abusó sexualmente de él, actuando en contra de la voluntad de la víctima.

Tras realizar este relato de hechos, desde la Fiscalía malagueña se considera que el procesado es responsable de tres delitos de abuso sexual a menor de 16 años, previsto y penado en el artículo 183, punto uno, del Código Penal. Este apartado recoge el castigo para aquellas personas que hayan realizado actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, para los que se indica que serán castigados con la pena de prisión de dos a seis años.

Asimismo, desde el Ministerio Público se señala que el procesado también habría cometido un delito de abuso sexual a menor de 16 años del mismo artículo del Código Penal, aunque en su punto tercero. En este se recoge la pena para cuando el ataque consista en acceso carnal, siendo la persona responsable castigada con la pena de prisión de ocho a doce años.

Por ello, desde la Fiscalía se solicita que el procesado sea condenado a dos años de cárcel por cada uno de los tres primeros delitos y a diez por el segundo. En cuanto a las víctimas, pide que el joven no pueda acercarse ni comunicarse con dos de ellas durante tres años y, con la tercera, hasta que no pasen 13.

Asimismo, el Ministerio Público solicita que se establezca una indemnización de 30.000 euros para este último y de 3.000 euros para cada uno de los otros dos menores por los perjuicios morales ocasionados. Ahora serán los magistrados de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Málaga los que tendrán que decidir sobre estos hechos.