«La persona que se suicida no quiere morir, solo quiere dejar de sufrir»

Familiares arroparon a la pareja durante la lectura del manifiesto. :: j. B./
Familiares arroparon a la pareja durante la lectura del manifiesto. :: j. B.

La lectura de un manifiesto por el Día de la Prevención del Suicidio sirvió para recordar que un malagueño muere cada 48 horas en esas circunstancias

JAVIER BUDIMÁLAGA.

Desde el año 2003, cada 10 de septiembre se promueve el Día Mundial para la Prevención del Suicicio, un acto que actualmente es ignorado por gran parte de la sociedad, la considerada 'muerte silenciada'. En la provincia de Málaga, como ya reflejó este periódico hace algo más de un año, cada 48 horas una persona se quita la vida considerándose la primera causa de muerte no natural.

Ayer a mediodía, en el Ayuntamiento de Málaga se congregó una treintena de familiares y allegados que respaldaron a Carmen y Pepe, padres de Pablo, quien decidió quitarse la vida el año pasado. «La persona que se suicida no quiere morir, solo quiere dejar de sufrir», puntualizó la madre emocionada.

«Te encuentras solo ya que las personas en vez de ayudarte se alejan», afirmó. Según relataron, Carmen y su marido se sentían perdidos hasta que contactaron con la Asociación Alhelí, su «salvación». Allí encontraron personas que los entendían y acogían, al contrario del aislamiento que sufrieron debido principalmente al desconocimiento del tema. «Estamos en el olvido», aseguró Carmen, que lamenta la falta de apoyos de organismos públicos de un tema que parece seguir siendo tabú.