Pérez ofrecerá deducciones fiscales por la adopción de animales abandonados

Pérez ha visitado esta mañana las instalaciones de la protectora de Málaga. /Migue Fernández
Pérez ha visitado esta mañana las instalaciones de la protectora de Málaga. / Migue Fernández

El candidato socialista se compromete a prohibir los sacrificios en el centro zoosanitario, aumentar los efectivos del Grupona y ampliar la red de parques caninos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El llamativo autobús rojo con el que Dani Pérez hace campaña ha parado esta mañana en la Sociedad Protectora de Animales de Málaga, en el Camino de las Erizas. El candidato socialista se ha comprometido a garantizar el sacrificio cero en el centro zoosanitario municipal, cuyas instalaciones están desbordadas. Pérez adelanta que, en caso de llegar al Gobierno local, dotará a la perrera de más recursos económicos, una ampliación que se extenderá al personal y la limpieza: «Queremos que Málaga sea un referente en la defensa de sus mascotas. Soy un convencido animalista que impulsará un cambio en la concepción del centro zoosanitario porque quiero que pase a ser un santuario animal».

Aunque se encuentran en la misma zona, hay varias diferencias entre la protectora y el centro zoosanitario. Este último funciona como perrera pública obligada a acoger a todos los animales abandonados, que sólo tienen dos destinos: la adopción o el sacrificio. A diferencia de la perrera, la protectora, también al límite de su capacidad, no practica sacrificios ni tiene obligación legal de albergar a todos los animales que llegan. Su gestión es privada, aunque mantiene un acuerdo con el Ayuntamiento para hacerse cargo de la recogida cuando el centro zoosanitario no está abierto. Pese a que el Ayuntamiento se fijó el sacrificio cero como objetivo hace ya tres años, cada año son sacrificados cientos de animales en Málaga.

Pérez propone la constitución de un consejo social de bienestar animal donde participen técnicos municipales y asociaciones para definir el desarrollo de las políticas necesarias para evitar los sacrificios y fomentar las adopciones. El principal reclamo de los animalistas, el sacrificio cero en el centro zoosanitario, será de obligado cumplimiento. Por eso la perrera «cambiará su nombre peyorativo» para llamarse 'centro de adopciones'. El candidato socialista también pone sobre la mesa la necesidad de aprobar una auditoría que permita conocer el estado real de los parques caninos, cuya red será ampliada «para que haya más espacios de esparcimiento animal en todos los distritos, adecuándolos a las condiciones de limpieza y mantenimiento requeridas».

El líder de la oposición, que aspira a arrebatar el bastón de mando a Francisco de la Torre tras casi dos décadas de mandato, ofrecerá además deducciones fiscales y ayudas sociales, que no han sido concretadas, a quienes adopten animales. La obligación de castrar a las mascotas para evitar la aparición de camadas y criaderos ilegales y la ampliación del número de efectivos del Grupo de Protección de la Naturaleza (Grupona) de la Policía Local son otros de los compromisos electorales de Pérez, que anuncia que, si accede a la Alcaldía, modificará las ordenanzas sobre atención animal para incluir estas medidas y otorgar carnets a las asociaciones dedicadas a controlar las colonias de gatos para que puedan alimentarlos y castrarlos.

El candidato socialista también ha tenido tiempo para valorar la encuesta encargada por el PP a la empresa Demoscopia, que realizó mil entrevistas telefónicas que arrojan que los populares ganarán las elecciones del 26 de mayo. De la Torre obtendría doce concejales y podría retener la Alcaldía en caso de pactar su investidura con Ciudadanos y Vox para garantizarse la mayoría absoluta. Los socialistas se quedarían con diez ediles. Pérez ha criticado «la enorme cocina», como se conoce a la manipulación interesada de estos datos, que en su opinión desprende el sondeo: «Ningún malagueño puede creérselo. Existe una ola de cambio después de 25 años de gobierno del Partido Popular y de Francisco de la Torre». Los socialistas encargaron otra encuesta que le otorgaba la victoria a Pérez, con diez ediles sobre los nueve de De la Torre. Según aquel sondeo, un pacto entre socialistas, Málaga Ahora y Adelante Málaga permitiría desalojar al alcalde del Ayuntamiento. Ya sólo queda una semana para salir de dudas.