Pérez se fija 2025 como fecha límite para implantar «una economía verde» y reducir las emisiones de gas

Pérez, junto a parte de su equipo, planta un pino en el Camino de los Almendrales. /Migue Fernández
Pérez, junto a parte de su equipo, planta un pino en el Camino de los Almendrales. / Migue Fernández

El candidato socialista se compromete a sustituir la flota de vehículos municipales por coches eléctricos o híbridos y a que todos los edificios públicos funcionen con energías renovables

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Dani Pérez bromeaba esta mañana sobre la puesta en escena de su nuevo compromiso electoral. El candidato socialista ha dedicado un rato a plantar pinos en el Camino de los Almendrales para denunciar «la nula apuesta» de Francisco de la Torre por una política medioambiental sostenible y anunciar su propuesta para implantar «una economía verde» y reducir las emisiones de gases en la ciudad. Plantado el árbol, «ya sólo te quedan el hijo y el libro», le comentaban. «Para buscar el niño o la niña esperaré a después de la boda», respondía el cabeza de lista del PSOE, que se casa en agosto, «y el libro ya tiene título: 'Cómo me convertí en alcalde de Málaga'». Convencido de que ganará las elecciones del 26 de mayo, Pérez se pone 2025 como fecha límite para dejar de utilizar combustibles fósiles en la flota municipal, que renovará mediante coches eléctricos o híbridos.

El candidato socialista critica «los supuestos planes de reforestación que han sido un absoluto fracaso» y se compromete a desarrollar un plan director del arbolado urbano que «contribuirá a la mejora de la calidad del aire y actuará también como dique de contención ante situaciones indeseables como las acaecidas en los meses de octubre y noviembre por las fuertes lluvias». También en 2025 los edificios e instalaciones municipales deberán nutrirse exclusivamente con energías procedentes de fuentes cien por cien renovables según el plan trazado por los socialistas, que también aumentarán los espacios verdes y los jardines verticales. Pérez asegura además que, en caso de acceder al Gobierno local, repoblará con bosques la ladera del Guadalmedina.

La propuesta medioambiental de los socialistas incluye la consolidación de espacios que consideran «infravalorados», creando un cinturón verde desde el Peñón del Cuervo hasta el Campamento Benítez y el parque Arrajainal, cuya construcción exigirán a la Junta de Andalucía. Pérez ampliará el presupuesto destinado al jardín botánico de La Concepción y a los jardines de La Cónsula, además de elaborar un plan de reordenación de los Montes de Málaga, documento que contemplaría, si fuera necesario, su reforestación: «Hay que revertir de manera radical la que situación en la que se se encuentra Málaga por la mala gestión del Partido Popular, y lo haremos basándonos en las magnificas condiciones climáticas de nuestra ciudad y estableciendo estrategias para el cumplimento de los objetivos de desarrollo sostenibles».

La sustitución de las bolsas de plástico por otras de origen biodegradable, la puesta en marcha de campañas de sensibilización y la apuesta por un modelo de ciudad «ecologista y defensora de las energías renovables» constituyen otras de las apuestas de Pérez en materia medioambiental: «Somos una de las ciudades con menos zonas verdes por habitante. Sé que no todas las competencias son municipales, pero hay que reducir las emisiones de gases y la gran contaminación que sufre Málaga por el tráfico rodado».