Pedro Arriola dejará de ser asesor externo del PP después de 30 años

Pedro Arriola, en una imagen de archivo. :: sur/
Pedro Arriola, en una imagen de archivo. :: sur

El nuevo líder del partido, Pablo Casado, negocia la salida con el que fuera sociólogo de cabecera de la formación y marido de la diputada malagueña Celia Villalobos

ANA PÉREZ-BRYAN MÁLAGA.

El nuevo presidente del Partido Popular, Pablo Casado, prosigue con la reestructuración de su equipo de confianza y entre los últimos cambios destaca otro nombre propio. Se trata de Pedro Arriola, que en los últimos 30 años ha sido uno de los asesores externos clave en el PP y encargado de articular el argumentario de la formación política. En concreto, los responsables del PP en Génova se encuentran en negociaciones con Arriola para cerrar los detalles de su salida del partido, en el que no tenía ningún cargo orgánico y donde ha desempeñado el puesto de asesor demoscópico externo desde los años 90.

Arriola, nacido en Sevilla en 1948 y con 70 años de edad, dejará así de prestar sus servicios al Partido Popular, donde ha sido hombre de máxima confianza de los presidentes José María Aznar, con quien comenzó a colaborar a finales de la década de los 80 -cuando Aznar aún estaba en Castilla y León- y de Mariano Rajoy, a quien ha seguido asesorando hasta que éste dejó todas sus responsabilidades políticas tras la moción de censura. El fin de la relación de colaboración entre Arriola y el PP aún está siendo negociada por ambas partes, y está previsto que una vez alcanzado el acuerdo Casado dé un giro a su estrategia demoscópica y de comunicación; una decisión que se enmarca en la política de cambios internos que el nuevo líder del PP puso en marcha desde que llegó a la presidencia.

El histórico asesor, cuya influencia entre los máximos representantes del PP era ampliamente asumida aunque él siempre ha preferido mantenerse en un discreto segundo plano, es también conocido por su matrimonio con la diputada malagueña Celia Villalobos. Se da la circunstancia de que Villalobos ya fue noticia hace unos días, cuando se convertía en la protagonista de otro de los cambios impulsados por el propio Casado. En este caso, el presidente del PP decidía prescindir de Villalobos al dejarla fuera de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, donde ocupaba un asiento desde el año 1989. Con esa decisión, el líder de los populares ponía fin a cerca de treinta años de presencia de la malagueña en este órgano de la Cámara Baja, y fueron mayoría los que interpretaron este gesto como un ajuste de cuentas de Casado con Villalobos, que hizo patente su falta de sintonía con el líder del partido durante las primarias de la formación, donde llegó a decir que algunos de sus colaboradores eran de «extrema derecha».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos