Cosas de la Ciudad

Patinetes: un asunto por resolver

Paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso, donde bicicletas, patinetes y peatones comparten espacio./
Paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso, donde bicicletas, patinetes y peatones comparten espacio.

Los patinetes no podrán circular por las aceras este verano, según la normativa que prepara la Dirección General de Tráfico

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Los patinetes no podrán circular por las aceras este verano, según la normativa que prepara la Dirección General de Tráfico y cuyo contenido avanzó esta semana en Málaga el director general de Tráfico con motivo de una visita que realizó a la ciudad. Está claro que alguna medida hay que tomar a raíz de la proliferación de estos vehículos de movilidad personal que no hay que demonizar, puesto que constituye un medio de transporte individual interesante y no contaminante. Sin embargo, al no estar regulado su uso han surgido problemas de todo tipo: Uno es por su estacionamiento, lo que está dando lugar a protestas de colectivos vecinales por aparecer estacionados en medio de las aceras dificultando el paso de los peatones y/o de las personas con movilidad reducida, o en las fachadas de monumentos y edificios declarados bien de interés cultural, como la misma Catedral. Su desplazamiento por las aceras está provocando además en ocasiones situaciones comprometidas para los peatones, que ahora además de las bicicletas se han encontrado con otro tipo de vehículo de dos ruedas con los que tienen que compartir espacio. Unos vehículos más ligeros y silenciosos, por lo que la probabilidad de atropellos y sobresaltos es mayor.

Así, una vecina de la Alameda de Colón dice haber sido arrollada en dos ocasiones por patinetes y pide que el Ayuntamiento regule de una vez la circulación de este tipo de vehículos.

La DGT ya ha dejado claro que los patinetes no podrán circular por las aceras a partir de este verano, aunque en última instancia serán los ayuntamientos los que gestionen su uso en las vías públicas de las ciudades.

Patinetes estacionados junto a la Catedral. Acera intransitable. Señal de stop oculta.

Pérez de Palencia: una vegetación que obstaculiza el paso y la visión

En la calle Pérez de Palencia, en el barrio de San Martín, la vegetación brota salvaje y lo mismo cubre buena parte de la acera como oculta una señal de stop, según advierte un ciudadano que envía las fotografías que acompañan a este texto. Las dos situaciones son peligrosas. En un caso porque los transeúntes que pasen por ese tramo de la acera deben bajar a la calzada para esquivar las ramas que sobresalen, y en el otro porque oculta una señal de stop, con el peligro que ello supone. Está claro que hay que podar esas ramas.