Los partidos aceptan de buen grado que Intervención les revise las cuentas

Cassá, Pérez y Zorrilla charlan en el pasillo de la segunda planta. /P. R. Q.
Cassá, Pérez y Zorrilla charlan en el pasillo de la segunda planta. / P. R. Q.

Málaga Ahora se pone de ejemplo, pero los demás alegan que si hay que fiscalizar los gastos es por sus compras impropias como el alcohol

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Aún no tienen en sus manos el listado que se supone les va a hacer llegar el interventor del Ayuntamiento, Fermín Vallecillo, que pondrá negro sobre blanco los gastos que se consideran propios de un grupo municipal en el Ayuntamiento, habida cuenta de que el habilitado nacional anunció en la pasada comisión de Economía que éste será uno de sus retos para este año contable junto a la realización de un plan estratégico de subvenciones y la aplicación, para cumplir la nueva normativa, de la fiscalización limitada de ingresos y gastos, que mejorará con nuevos controles.

En cuanto a la asignación de los grupos municipales, cuyo crédito para gastar asciende a 625.000 euros al año (a razón de 7.322 euros por grupo más 500 euros por cada concejal que sumen), que empezará a fiscalizar el interventor este año sólo quedaba preguntarle a los afectados que les parecía la nueva noticia. Si mal no recuerdan, este asunto saltó a la palestra con los gastos de Málaga Ahora en bebidas alcohólicas, comestibles y compresas, que las concejalas aseguraban que eran del actualmente edil no adscrito, de Podemos, Juanjo Espinosa, y éste contestaba que pertenecían al grupo.

Pues bien, Málaga Ahora se ponía de ejemplo estos días a cuenta de que, gracias a su moción exigiendo más control, el interventor va a vigilar las cuentas de los partidos, afirmación que no comparten el resto de los grupos explicando que, aunque les parece bien la nueva práctica a poner en marcha, esto no habría sucedido si en Málaga Ahora no hubiesen tenido tarjetas de crédito para sacar dinero de las cuentas y luego tener que justificarlo, cuando todos los partidos hacen exactamente lo contrario, es decir, cada edil paga de su bolsillo y luego lleva los tickets de los gastos para cobrarlos.

Lo que está claro es que la Intervención quiere poner orden en este asunto y adelanta que no se admitirán como gastos propios de grupos municipales los que tengan que ver con alcohol, por ejemplo. Queda por saber qué otros gastos serán incluidos como no propicios para los partidos en el Ayuntamiento. Habrá que estar ojo avizor.

El alcalde, en Bruselas.
El alcalde, en Bruselas.

Entre la smart city y la espera a su decisión

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, asistió ayer a la reunión del Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía, que se celebró en Bruselas con ocasión de su décimo aniversario. Por la tarde, participó en la mesa redonda dedicada a ciudades inteligentes con la participación de distintos regidores, que expusieron las experiencias de cada urbe en este campo.

Si hay citas internacionales que le gustan al regidor son precisamente éstas en las que cuenta las experiencias de Málaga en materia smart city, como el proyecto Zem2All de coches eléctricos, que se hizo con la colaboración de los gobiernos de España y Japón, o el alumbrado eficiente, por poner dos buenos ejemplos. Es en estas citas en las que el primer edil se crece y canta las excelencias de Málaga y reivindica el papel de las autoridades locales debe ser de liderazgo para impulsar soluciones innovadoras a los diversos problemas urbanos. Y mientras De la Torre salta al centro del continente europeo para asistir a uno de los encuentros que son de su preferencia, en Málaga tiene abierta la incógnita sobre su sucesión mientras el plazo de decisión que se marcó a sí mismo va llegando a su fin. Pero el alcalde, es bien sabido, no es amigo de las prisas y casi seguro que agotará el plazo de sobra y más, como se comentaba ayer entre bambalinas en los pasillos del Ayuntamiento. Se acerca el día y muchos están en ascuas. ‘¿Qué será, será, whatever will be, will be?», canción más que viejuna que entonara Doris Day. Pues eso, como bien dice la letra, cualquier cosa puede pasar. Atentos.

Quejas sobre la portavocía en Smassa

El edil socialista Sergio Brenes no ha dudado estos días en criticar «la falta de implicación» de la concejala de Movilidad, Elvira Maeso, en la comisión de Economía, donde se trataba una iniciativa del PSOE para abordar la crisis laboral que acucia a los auxiliares de los aparcamientos, que piden ser subrogados por la nueva empresa que ha ganado la licitación de Smassa.

Brenes explicó que es muy llamativo que en un tema laboral tan espinoso como este, en el que está en juego el futuro del trabajo de 40 personas, que llevan de 10 a 15 años prestando este servicio al Ayuntamiento, Maeso hiciese mutis por el foro, y asistiese en su lugar, el gerente, Raúl López. Es más, abundaba en que, aunque no es su comisión, ya les tiene acostumbrados porque en la comisión de Transparencia también dejaba este papel al gerente, «que hace de edil en este asunto, y que despacha directamente con el alcalde», criticó Brenes.

Maeso se excusó diciendo que no ella no forma parte de esta comisión, que no fue, pero que mandó su posición al edil de Economía, Carlos Conde. Pero lo cierto es que, al final, la moción socialista para negociar y e intentar asegurarle el puesto de trabajo a estos empleados de Smassa, instando a la nueva concesionaria, la enmendaron tanto Conde como López. Y Maeso no estaba allí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos