El parricida de Puerto de la Torre contaba con al menos tres escopetas a su nombre