Los 'parkings' del Centro de Málaga se refuerzan para evitar que las colas bloqueen el entorno

El acceso al 'parking' de la Marina, cerrado./MIGUE FERNÁNDEZ
El acceso al 'parking' de la Marina, cerrado. / MIGUE FERNÁNDEZ

Smassa contrata a personal para controlar los accesos por la tarde y dar prioridad cuando están llenos a conductores con plaza propia o con abono

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Si circular por el Centro de Málaga es desde hace meses un calvario debido a los desvíos y cortes de tráfico provocados por las obras de la Alameda Principal, el caos está a la orden del día durante las navidades. Pero por mucha dosis de paciencia que requiera ponerse al volante y por mucho que la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) y los taxis hayan reforzado su presencia en las calles, todavía son muchos los malagueños que siguen optando por moverse en su coche. Y bien que se está notando estos días en el entorno de los 'parkings' municipales, donde las colas de vehículos para entrar han obligado a la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa) a contratar a personal para controlar los accesos por las tarde-noche (de 17.00 a 22.00 horas) para que, en los momentos de alta ocupación, coloquen una valla para disuadir a los conductores de permanecer en espera bloqueando un carril de circulación. Si no surten efecto, no tarda en aparecer una patrulla de la Policía Local para tratar de despejar los viales.

Además, en los estacionamientos con plazas para residentes (Alcazaba, Camas y avenida de Andalucía) también se está dejando espacio suficiente antes de la bocana para garantizar la entrada a quienes tienen un estacionamiento en propiedad sin necesidad de soportar el tapón que se genera cuando está encendido el cartel de completo. Un gesto hacia quienes adquirieron una plaza para que también incluye a los titulares de algún abono, ya que también ocupan plazas privativas, no de rotación. Es decir, que aunque no accedieran al 'parking' la cola no avanzaría porque los huecos en rotación seguirían ocupados.

Una prioridad que no todos comprenden y que ya ha provocado alguna que otra discusión por parte de quienes piensan que se están colando. Sin embargo, desde la empresa municipal argumentan que el conductor debe mostrar la tarjeta que le identifica como propietario de una plaza para residente antes de poder saltarse la hilera de vehículos.

Pese a los intentos por aligerar los flujos de coches, lo cierto es que en momentos puntuales se siguen colapsando los accesos. Principalmente en el 'parking' de la plaza de la Marina, que mantiene su tirón pese a la dificultad que conlleva llegar hasta su entrada debido a las obras. De hecho, las cifras que manejan en la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa) tanto de este aparcamiento como del resto de los ubicados en el entorno del Centro indican que los niveles de ocupación en estos días son similares a los que se registraban el año pasado.

 

Fotos

Vídeos