El Palacio de la Tinta

El Palacio de la Tinta

VÍCTOR HEREDIA HISTORIADOR

«Desde hace unos cuantos días, las oficinas de la Compañía de Ferrocarriles Andaluces se están trasladando a la nueva casa, construida en el paseo de Reding, a cuatro pasos de la Plaza de Toros y en la misma acera derecha». Así anunciaba el diario malagueño «El Popular» la inauguración oficiosa de la sede central de los Andaluces, en marzo de 1908, después de dos años y tres meses de obras. Y continuaba diciendo: «La Compañía no ha necesitado personal técnico ajeno a la misma; el ingeniero principal, don Julio Aublin, en unión del ingeniero jefe de vías y obras y no sabemos si algún otro, formuló el correspondiente proyecto, y al frente de las obras ha estado siempre el ingeniero Mr. Vigier».

El edificio se componía de noventa habitaciones y contaba con un ascensor eléctrico. El coste de su construcción se estimaba en 600.000 pesetas de la época. El periodista añadía: «Para la calefacción de tan gran edificio se han colocado más de ochenta chimeneas. La casa, o mejor dicho, el palacio, presenta en conjunto un bellísimo aspecto». Y, en efecto, desde entonces ha sido conocido como el Palacio de la Tinta.