'Operación Mojito': 86 detenidos, una familia de prestamistas y un viaje al Caribe

Los investigadores afirman que la trama desmantelada en Málaga ha podido defraudar más de 1,2 millones de euros

Efectos intervenidos por la Policía Nacional durante la operación.
JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

En el establecimiento adquirieron un viaje de lujo para ir al Caribe sin escatimar en gastos. Como aval para financiar el producto y poder disfrutar de unos días de vacaciones, dejaron una nómina. Sin embargo, el documento era falso y los pagos nunca se realizaron. Con esta estafa arrancaba la bautizada como 'operación Mojito', que se ha saldado con 86 personas detenidas acusadas de estafar a comercios y financieras. Así lo han asegurado desde la Comisaría Provincial de Málaga, desde donde han precisado que el montante de lo defraudado supera los 1,2 millones.

La investigación ha sido concienzuda. Comenzó en septiembre de 2017, a raíz de que los agentes tuvieran conocimiento de que diversos comercios habían sufrido fraudes en la financiación de operaciones realizadas por personas que presentaron documentos falsos. Había un nexo, ya que en todos los casos se utilizaron nóminas de empresas para las que los supuestos integrantes de la trama, encargados de adquirir los productos, nunca trabajaron. Así, gracias a estas financiaciones irregulares, habían adquirido diversos productos para luego no atender los pagos.

Los agentes se percataron de que había otro punto en común en las estafas. Según han explicado desde la Comisaría Provincial, aquellos que se encargaban de presentar la documentación falsa siempre estaban acompañadas por otras personas, que eran las que dirigían las compras.

Adquirieron desde relojes de lujo o muebles hasta una operación de estética

Los policías nacionales observaron que estas personas pertenecían a un clan de prestamistas. Al parecer, los líderes de la red habían creado un método para cobrar las deudas a sus prestatarios: fabricaban a nombre de aquellos nóminas falsas, de empresas reales pero para las que nunca habían trabajado, y les obligaban a acudir a grandes superficies comerciales a fin de solicitar financiaciones para adquirir diversos productos.

Ésta era la forma en la que los prestatarios compensaban a los prestamistas. Precisamente, estos últimos son los considerados por los investigadores como los cabecillas de la trama, en concreto, un padre y su hijo, de 50 y 32 años de edad, que fueron enviados a prisión por orden judicial tras su arresto. Además de los prestamistas y los encargados de realizar las adquisiciones de los productos, en la estructura de la red criminal se encontraban, entre otros, los falsificadores. Estos, siempre según las mismas fuentes, eran los encargados de preparar las nóminas fraudulentas, de hecho, se les intervinieron sellos simulados de empresas reales.

Desde la Policía han indicado que los establecimientos afectados son de toda clase de productos y servicios. Entre ellos, hay incluso una clínica de belleza donde se produjo una de estas estafas, en la que se consumó una operación de estética financiada de forma fraudulenta. Dada la especialización que había conseguido la organización y ante el gran volumen de productos obtenidos con este procedimiento, miembros de la red comenzaron a vender efectos a terceros mediante encargo previo, según han señalado desde el CNP.

La operación ha permitido esclarecer 30 estafas, además del arresto de las 86 personas. Están acusadas de los delitos de estafa, falsedad documental, extorsión, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, receptación y pertenencia a grupo criminal. Asimismo, se han intervenido televisores, electrodomésticos, ordenadores, motos o relojes de lujo.

Más información

 

Fotos

Vídeos