Las obras del metro vuelven a la zona de El Corte Inglés, que estará levantada hasta 2020

Imagen de los obreros, este martes. /Francis Silva
Imagen de los obreros, este martes. / Francis Silva

Una veintena de obreros retoman los trabajos en la avenida Andalucía, la plaza Manuel Alcántara y Callejones del Perchel tras un parón de tres años

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

A las ocho de la mañana, una veintena de obreros y técnicos, con el apoyo de tres excavadoras y camiones retomaron los trabajos del metro en la avenida Andalucía, la plaza Manuel Alcántara y Callejones del Perchel, lo que puso fin a un parón de tres años. Las primeras tareas se centraron en reacondicionar la rampa de excavación para acceder al interior del túnel, a la altura del cruce con la calle Rachmaninov. En paralelo, se trabajaba en dos catas: una para comprobar la existencia de restos arqueológicos frente a El Corte Inglés, en el lateral más próximo a Hacienda y Correos; y otra para inspeccionar los servicios afectados (electricidad, agua, gas, etc) en la rotonda junto al centro comercial.

Con esta información se podrá acometer con más certeza la construcción de las pantallas que faltan en la avenida Andalucía, previsiblemente a partir de octubre. La Ute Metro Conexión, formada por las constructoras Sando y Acciona (la misma que hace el tramo de la Alameda Principal) es desde ayer la responsable del tajo. Lo hace a las puertas de agosto, cuando muchas empresas están bajo mínimos, y se necesitará su colaboración para los desvíos de suministros. A pesar de esta circunstancia, no se va a parar por la feria, sino que se trabajará todo el verano. Los nuevos titulares asumen el tajo justo donde la dejó la anterior contratista, Grupo Ortiz, que llegó a un acuerdo con la Consejería de Fomento para rescindir el contrato.

Precisamente, las primeras tareas pasan por tomar el testigo del anterior contratista, con tareas de comprobación, mediante topografía y catas, según informó la Junta. Además, es necesario localizar las estructuras acometidas (las pantallas ya ejecutadas y la estructura del 'parking' de la avenida de Andalucía);así como la identificación de los restos arqueológicos de la muralla nazarí de Callejones del Perchel. Igualmente, se están actualizando y ampliando los elementos de inspección de los edificios, a través de los dispositivos de auscultación. Posteriormente, se instalarán los equipos de ventilación dentro del túnel ya ejecutado entre avenida de América-Callejones del Perchel-avenida de la Aurora, para proseguir con la excavación.

Los trabajos tendrán una duración mínima de 19 meses y medio, y una inversión de 27,69 millones de euros. Si no se produce ninguna nueva incidencia, la obra civil (el túnel de 713 metros y la estación Guadalmedina) estará lista hacia el mes de mayo de 2020. Después, habrá que acondicionar las vías para permitir el paso de los trenes hasta la Alameda, ya a finales de ese año.

La estación Guadalmedina se abrirá el año siguiente (2021). Estará bajo la plaza Manuel Alcántara y dispondrá de tres bocas de acceso: en la avenida de la Aurora, junto a la sucursal de Unicaja; en el lateral opuesto de la misma vía, junto al colegio Cristo de Mena (la más cerca a Callejones), y la tercera en la avenida de Andalucía, frente a El Corte Inglés.

La cafetería El Árbol está justo al lado de la rampa de Callejones, en el número 4. El negocio ha nacido durante los meses de inactividad. Su propietario, Rafael Aguilera, reclamó ayer a la Junta que se comprometa a terminar lo que empieza, y que busque a los responsables de la anterior parálisis. «Pero como no lo hace, al menos estamos conformes con que empiecen la obra y la terminen». Al menos, se mostró confiado en que beneficiará al negocio cuando el metro por fin esté operativo.

Manuel Pérez-Piaya, farmacéutico de Callejones del Perchel, es uno de los históricos comerciantes que alzaron la voz durante los años más difíciles. Ayer asumió la vuelta de los obreros sin pena ni gloria. «Con tener la calle urbanizada como ahora me doy con un canto en los dientes, al menos tengo paso para los usuarios, y ya ni siquiera pienso en que tendré una parada en la puerta», comentó. «Con que termine en 2020 me doy con un canto en los dientes, porque esto hay que vivirlo. Al menos hemos resistido, pero nadie nos ha ayudado», se lamentó.

 

Fotos

Vídeos