Las obras del mayor centro de discapacitados de Andalucía se reactivan para que esté en 2020

El edificio se está levantando en Teatinos, junto a La Caja Blanca. /Fernando González
El edificio se está levantando en Teatinos, junto a La Caja Blanca. / Fernando González

La construcción del edificio, que contará con residencias para adultos y gravemente afectados, se ha visto ralentizada al financiarse sólo con el 0,7% del IRPF

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Siete años después de que se colocara la primera piedra en Teatinos, el que está llamado a ser el centro de atención a discapacitados más grande de Andalucía y uno de los pioneros a nivel nacional en el tratamiento integral de los servicios que necesitan estas personas empieza a ver la luz al final de un largo túnel. Aunque las obras tenían una duración estimada de año y medio con un presupuesto de 8,5 millones, el ritmo de los trabajos se ha visto ralentizado por las dificultades de financiación, ya que la única vía son los fondos destinados a la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) procedentes de la asignación tributaria del 0,7% del IRPF a fines sociales que los contribuyentes destinan en la declaración de la renta.

Esta partida llega cada ejercicio sin falta, pero lo hace por un montante que ronda el millón de euros (800.000 este año), por lo que las obras van avanzando hasta que se estira el último céntimo y, a partir de ahí se frenan hasta la siguiente inyección económica. Tras varios meses al ralentí, la actividad se ha acelerado en las últimas semanas en este inmueble, que se está levantando en una parcela cedida por el Ayuntamiento de Málaga en la zona de Torre Atalaya junto a La Caja Blanca (en la esquina de la avenida Editor Ángel Caffarena con la calle Rosa García Ascot).

El centro será el más grande de Andalucía con una capacidad para atender a 156 usuarios y, además, será uno de los primeros del país en reunir en un mismo espacio los cuatro tipos de servicios que se requieren en este ámbito: una residencia para adultos (34 plazas), otra para personas gravemente afectadas (20), una unidad de día (42) y un centro ocupacional (60).

La federación Málaga Inclusiva-Cocemfe mantiene contactos con la Junta para que concierte las 156 plazas

En estos momentos, el proyecto está al 60% de ejecución. Y la previsión es que pueda estar listo a finales de 2019 y operativo a partir de 2020. Ésa es al menos la esperanza de Málaga Inclusiva-Cocemfe, la nueva federación provincial de asociaciones que agrupan a personas con discapacidad que cogió el testigo de la extinta Famf. «La estructura por fuera está prácticamente terminada y el interior está bastante avanzado. Nuestra intención es que esté terminado a finales del próximo año», expone el secretario de finanzas de la entidad, Juan Francisco Melgar, quien confirma que el equipamiento de las instalaciones también será financiado con cargo al citado 0,7%. Aun así, Cocemfe está buscando otras fuentes de ingresos que permitan acortar los plazos.

Plazas públicas

Una vez que el edificio esté levantado, la siguiente preocupación de Málaga Inclusiva será que la Junta de Andalucía, administración que ya aportó 450.000 euros para arrancar el proyecto, mantenga su compromiso de subvencionar las plazas. Para ir allanando el terreno, hace aproximadamente un mes los dirigentes de Málaga Inclusiva mantuvieron un encuentro con la delegada territorial de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en la provincia, Ana Isabel González. «Se mostró muy interesada en que se termine el centro y en concertar las plazas. Nuestro objetivo es concertarlas todas, pero a ver qué se consigue», apunta Melgar poniendo el acento en que «no hay plazas de residencias para discapacitados físicos a nivel público».

El inmueble constará de un aparcamiento subterráneo de 90 plazas, tres plantas y una terraza con solarium. En la planta baja se habilitarán las salas del centro ocupacional, el salón de actos, la sala de usos múltiples y una cafetería que estará abierta a todos los ciudadanos y que permitirá generar una nueva fuente de ingresos. En la primera se ubicarán las oficinas, la residencia para los usuarios gravemente afectados y las salas y despachos de la unidad de día; y en la segunda estarán la residencia de adultos, diversas salas de estar y zonas comunes. Las instalaciones contarán con las últimas novedades en domótica y, lógicamente, será cien por cien accesible, destacando en este último sentido un núcleo de rampas de acceso que estará adosado a la parte trasera del edificio.

Además, junto al centro también está prevista la construcción de un polideportivo cubierto con piscina climatizada, gimnasio, sauna y área de rehabilitación y fisioterapia que también estaría abierto al público en general. Aunque eso será más a largo plazo. De momento, la prioridad es que el bautizado como Centro Polivalente de Atención a Personas Discapacitadas sea una realidad cuanto antes.

 

Fotos

Vídeos