El Obispado cifra en unos 11 millones de euros las obras para acabar la Catedral

Vista de archivo de la Catedral de Málaga./SUR
Vista de archivo de la Catedral de Málaga. / SUR

El plan director elaborado para el templo cuantifica en cinco millones la finalización de la torre sur y en dos millones realizar una cubierta a dos aguas

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

«Alta fábrica pétrea unitaria, labrada a impulsos intermitentes, que nunca renunció a ser terminada, constructivamente incompleta, funcionalmente ineficaz. Jamás desistió de su unidad, ni abdicó de su integridad. La Catedral es fruto de periodos de inactividad y de épocas de audaces esfuerzos, es una obra inacabada a la que le falta un tercio de su fábrica». Con estas palabras finaliza el primer capítulo del plan director de la Catedral que el Obispado tramita ante la Junta de Andalucía con el objetivo de dotar al templo de una hoja de ruta para su correcta conservación y culminación. Queda con ellas clara la voluntad de la Iglesia por rematar una obra que considera inconclusa, para lo que los arquitectos autores del plan, Juan Manuel Sánchez La Chica y Gabriel Ruiz Cabrero, abogan por ceñirse a los planos que dejaron trazados en el siglo XVIII Antonio Ramos y Ventura Rodríguez.

¿Cuánto costaría finalizar un monumento de esta magnitud? El plan no aporta proyectos concretos para ello, pero sí esboza una serie de actuaciones que prioriza en función de las necesidades litúrgicas y culturales del edificio. Según la documentación a la que ha podido tener acceso este periódico, la Iglesia estima que acabar la obra de la Catedral podría implicar un coste de unos 11,4 millones de euros en total para cubrir una decena de intervenciones. No obstante, se proyectan otras muchas más para la puesta a punto del templo en cuanto a accesos, visitas, seguridad, iluminación, liturgia, etcétera.

Erradicar las goteras

De todas las necesidades que se apuntan en el documento, se califican como de «máxima urgencia» resolver el problema de filtraciones de las cubiertas tanto de las naves del templo como de sus capillas. Aquí está «el origen de las peores patologías constructivas que presenta el monumento», apunta el plan, que no se decanta abiertamente por una solución que pase por mantener las cúpulas exteriores de las bóvedas a la vista con un sistema de recubrimiento como actualmente, o por construir un tejado a dos aguas tal y como quedó reflejado en planos en el siglo XVIII. El plan subraya que Antonio Ramos aceptó esta idea de Ventura Rodríguez porque dejó construidos unos bajantes posicionados para ese tejado, que constituye la solución preferida para el Obispado para acabar con el problema de las goteras. El plan estima su coste en unos dos millones de euros y su realización en tres años, incluida la redacción y tramitación del proyecto. No obstante, los primeros informes de la Consejería de Cultura respecto al plan director abogan por realizar un estudio en profundidad de la evacuación de aguas del edificio y apuestan por el mantenimiento del recubrimiento que se le hizo a las bóvedas hace una década y que, a juicio de la Junta, ha demostrado un «alto índice de eficacia», pese a las goteras.

El plan también define de gran urgencia solucionar el problema de humedad que padecen los techos de las capillas de la Catedral, cuya solución, aún por definir en un proyecto, estima en unos 300.000 euros.

Respecto a las obras que considera necesarias, pero no urgentes, destaca la finalización de la torre sur, cuestión que siempre es objeto de controversia y debate. El plan tampoco se decanta totalmente por terminarla tal y como se encuentra la torre norte, pero sí deja ver su preferencia por esta opción, que «reforzaría sustancialmente la imagen del monumento, haciéndolo completo y comprensible», señala. «Levantar la torre sur permitiría a la ciudad acercar el puerto a la Catedral, recuperando en parte y sin derribos la figura proyectada», añade. El documento valora la obra para acabar la torre en cinco millones de euros, con un plazo de desarrollo de unos seis años.

Obras para terminar la Catedral

De máxima urgencia
Cubierta alta
Aunque no se decanta por una solución concreta, el plan director de la Catedral deja ver que la opción preferida por el Obispado es dotar al templo de un tejado a dos aguas, siguiendo los planos del siglo XVIII. (Valoración: 2.000.000 euros / Plazo de tramitación y ejecución: 36 meses).
Restauración de las cubiertas de las capillas
Desarrollar un proyecto para estudiar y erradicar las humedades que presentan las bóvedas de las capillas (Valoración: 300.000 euros / Plazo: 20 meses).
Necesarias
Torre sur
El plan director apuesta por una reflexión sobre la oportunidad de finalizar esta torre que quedó inconclusa, si bien apunta las ventajas que comportaría su construcción. (Valoración: 5.000.000 euros / Plazo: seis años y medio).
Construcción de la sacristía mayor
Sobre los jardines de la calle Císter, siguiendo las trazas de los planos de Antonio Ramos en 1784. (Valoración: 2.000.000 euros / Plazo: cinco años).
Balaustrada en las cubiertas
Realización de la balaustrada rematada por imágenes de santos que quedó sin hacer en el siglo XVIII como culminación de las fachadas. (Valoración: 1.000.000 euros / Plazo: cuatro años).
Remate de la fachada
Culminación de la fachada principal con el frontón que diseño Antonio Ramos en el siglo XVIII. (Valoración: 100.000 euros / Plazo: 18 meses).
Cubillos
Culminación de los cuatro torreones que enmarcan las portadas del crucero tal y como fueron diseñados por Ramos. (Valoración: 500.000 euros / Plazo: dos años).
Sacristía menor
Culminación de la estancia hacia la calle Postigo de los Abades. (Valoración: 500.000 euros / Plazo: tres años).
Zócalo del ábside
Rematar el encuentro de la base de la Catedral con la calle Cañón. (Valoración: 30.000 euros / Plazo: dos años).

En cuantía, la siguiente obra necesaria, a juicio del Obispado, a través del Cabildo Catedralicio, es la finalización de la sacristía mayor, siguiendo la planta que dejó trazada Antonio Ramos, lo que ocuparía los jardines que la calle Císter, que son en parte de propiedad municipal. Esta actuación, que acabaría con «el peor perjuicio causado a la Catedral al no completarse las obras», apunta el plan, se cifra en dos millones de euros.

El remate de las fachadas con la culminación de los cuatro torreones que enmarcan las puertas del crucero, y la balaustrada con figuras de santos son otras de las intervenciones contenidas en el plan, cuya aprobación depende todavía de reuniones técnicas entre el Obispado y la Junta.