El nuevo concejal socialista Jorge Quero, que entra en sus sustitución de Francisco Conejo, bromea con la jubilación del alcalde

El alcalde de Málaga felicita al nuevo concejal Jorge Quero tras prometer su cargo. /Ñito Salas
El alcalde de Málaga felicita al nuevo concejal Jorge Quero tras prometer su cargo. / Ñito Salas

Sichar se despide de la Corporación con abrazos a todos los concejales menos a los de Cs y asegura que no se va a ningún partido

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

La Corporación anda revuelta en cuanto a cambios en las últimas fechas. Entre las salidas y entradas de ediles populares para suplir a los que se han ido a la Junta, un total de tres, la marcha de Gonzalo Sichar de su partido Ciudadanos y del grupo municipal, así como la entrada del nuevo concejal socialista Jorge Quero en sustitución de Francisco Conejo, que es actualmente parlamentario andaluz.

Esta mañana, precisamente, en el pleno se ha escenificado una llegada y una marcha. La primera era la marcha de Sichar, que había firmado su renuncia justo para este día, con lo que así no posibilitaba que entrara otra edil de su partido hasta que se gestione ahora su renuncia de acta de concejal con la Junta Electoral Central, lo que se toma su tiempo. La siguiente en ocupar su puesto es Beatriz González.

Sichar, a la derecha, en su despedida.
Sichar, a la derecha, en su despedida. / SUR

En un discurso en el que ha apelado a Gran Bretaña como una democracia más consolidada que la nuestra y en la que se entiende que los diputados tories voten en contra de la primera ministra Theresa May, y no haya ningún problema ni disciplina de partido. En este caso se refería a él claramente, ya que ha habido algunas ocasiones en las que ha votado en contra de Ciudadanos, y otras en las que se ha salido del salón de plenos para que su voto no contara, a sabiendas de que era la llave de la gobernabilidad. Explicaba Sichar que no se va a ningún partido, pese a que los naranjas hayan hecho notar que así era (concretamente a Vox, lo que han dejado caer en redes), que se ha dado cuenta que no se puede ser analista político y político a la vez, y que ahora se dedicará a su editorial y a una asociación de ética en la que participa. En cuanto a las próximas elecciones, el exedil naranja ha afirmado que Pedro Sánchez le había hecho «la puñeta» adelantando los comicios y que por eso se marchaba, porque no podía votar al que hasta ahora había sido su partido. En las europeas ha comentado que su voto será para Bolt, «acabado en t, no en x», y que para las generales y las municipales mirará los programas de los partidos, como hablaba mirando a los concejales de las dos bancadas.

Ha agradecido Sichar las palabras elogiosas de los partidos de enfrente, «aunque hemos tenido nuestras ciertas trifulcas normales», y ha agradecido también «el estilo siempre educado del alcalde». Por último, ha mencionado que la actividad política no sólo está en los partidos políticos sino que también puede haber una actividad política individual, y que a eso se dedicará ahora, y que se ha sumado a la propuesta ciudadana que se replantea el hotel del puerto. El alcalde, a su vez, le ha agradecido su trabajo y ha hecho referencia a la democracia española, que sólo tiene cuarenta años, y que no tiene la solera de la británica, pero de la «que estamos muy orgullosos», para pasar a decirle que sus reflexiones son escuchadas con interés por todos y desearle la mejor de las suertes posibles.

Sichar se marchaba por detrás de su bancada, momento en el que se levantaban los concejales populares para despedirse de él, con besos y abrazos. Él, conscientemente, saltaba de este saludo a los dos concejales naranjas, Juan Cassá (que ya ha vuelto de su permiso de paternidad) y Alejandro Carballo. También se levantaron para decirle adiós la bancada de la izquierda, desde el PSOE, IU-Málaga para la Gente, Málaga Ahora y el edil no adscrito Juanjo Espinosa.

La entrada, que ha sido en segundo lugar, ha sido la del trabajador de la EMT y representante de UGT en el consejo de administración, Jorge Quero, que entra a formar parte del grupo socialista en sustitución de Francisco Conejo, ahora en el Parlamento andaluz. Es inusual que los concejales prometan o juren su cargo en el salón de plenos, aunque sea lo que legalmente dice el Reglamento Orgánico del Plenos (ROP), pero hasta ahora se había impuesto una tradición de hacerlo en el salón de los Espejos, y en este caso ha sido en el pleno con el objeto de que el edil se incorpore cuanto antes a sus funciones habida cuenta de que quedan dos meses escasos para las elecciones municipales del 26 de mayo.

En la toma de posesión, Jorge Quero ha prometido su cargo -más tarde explicaría que aunque es católico lo de jurar lo deja para su ámbito privado-, y en su escueto discurso ha explicado que lo suyo de concejal será de 'el breve', «aunque amenaza con volver», lo que decía porque está situado en el puesto noveno de las listas socialistas a las municipales. Ha hecho una loa de los servidores públicos, que están en primea línea de atención a los ciudadanos, y ha dicho que detrás de él hay una gran mujer y una persona que nació pequeñita, que ahora es grande, su hijo. Por último, le ha hecho la siguiente broma al alcalde Francisco de la Torre, que éste se ha tomado en buena lid: «Alcalde, si quiere afiliarse a la UGT y que le preparemos la jubilación, no lo dude, se la preparamos». «Bueno, dijo el regido, el sentido del humor ha impregnado la sala».