La noria volverá a abrir en el Muelle de Heredia tras un cambio en su estructura

La noria volverá a abrir en el Muelle de Heredia tras un cambio en su estructura
Francis Silva

El Puerto ofrece que el mirador definitivo, de cien metros, se instale en la entrada al Palmeral, pero el Ayuntamiento rechaza esta ubicación

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Tras casi tres semanas cerrada al público ya hay veredicto sobre el futuro inmediato de la noria. Este pasa por una solución provisional para que permanezca en la misma ubicación, en el Muelle de Heredia, tras el desmontaje parcial de la estructura. De manera que las dos patas que pisan con la zona de viario interior del recinto dejen de estorbar, tal y como marca la Deup, que es la normativa urbanística que rige en estas instalaciones. Así lo expuso ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, aunque aclaró que es necesario estudiarlo técnicamente y recabar todos los informes técnicos y de seguridad. «Cuando los técnicos del Puerto aprueben la propuesta se les autorizará a seguir provisionalmente».

El responsable de la empresa Mederyt, Santi Sardá, indicó que ya están trabajando en un proyecto definitivo, a cargo de un equipo de ingenieros y que estará visado por el Colegio profesional, que permitirá mantener las mismas condiciones de seguridad de la estructura tras retranquear y volver a cimentar dos de sus patas; a lo que se añadirá un sistema de contrapesos. Los trabajos comenzarán tan pronto como el consejo de administración le dé el visto bueno al plan técnico y el plazo estimado para la reapertura al público será de un mes, aproximadamente.

El presidente portuario mantuvo una reunión ayer con el alcalde, Francisco de la Torre, en la que también se abordó la cuestión de la ubicación definitiva del mirador. Rubio ofreció instalar la nueva, que será de cien metros y con un diseño hecho a medida para Málaga, en la entrada del Palmeral, que fue el primer sitio donde se contempló en 2015. Pero el Consistorio tiene muchas reservas. «Pedimos que lo estudien, allí no perjudica a ninguna vista, ni entorpece el paso ni la visión de la Catedral, no hay razones objetivas», comentó. Con todo, abogó por trabajar conjuntamente en la mejor ubicación, una vez que se ha resuelto que temporalmente podrá seguir detrás de la estación de autobuses.

No irá junto al Melillero

Lo que Carlos Rubio da por «completamente descartado» es el emplazamiento propuesto por la empresa –con el apoyo del Ayuntamiento– junto a la terminal del Melillero. Esta ubicación incluía una plaza pública y una pasarela diseñada por el arquitecto del Palmeral, Jerónimo Junquera. El Puerto lo rechaza de plano porque afectaría al tráfico y a la operativa portuaria. «Una noria allí no es posible, ese debate no debe ser ni iniciado».

La Autoridad Portuaria descarta que el nuevo mirador esté junto a la terminal del Melillero

Al menos hay pleno acuerdo entre ambas partes en el hecho de que la noria ya es una «visión icónica» de la ciudad, por lo que ambas instituciones trabajarán conjuntamente para encontrar una ubicación definitiva. «Partiendo de la base de aquellos sitios donde no puede estar, vamos buscar, entre los que sí puede, el que sea mejor. Somos partidarios de que siga, en colaboración con el Ayuntamiento vamos a analizar sitios con una visión óptima y que no interfieran en otros monumentos». En el enclave que se acuerde, la empresa acometerá un mirador específico para Málaga, más estilizado y con una estética más cuidada.

La concesión en Muelle de Heredia estará condicionada al resultado del concurso para construir oficinas en este espacio, tal y como prevé el Plan Especial. La intención del responsable portuario es la de licitar la concesión cuanto antes, para calibrar el interés de los inversores.