Niños extranjeros de 6 y 7 años y de Bachillerato se quedan sin apoyo en español

Imagen de archivo de estudiantes en el aula de un colegio./SUR
Imagen de archivo de estudiantes en el aula de un colegio. / SUR

Educación reordena los destinos de los 63 profesores de las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística y deja algunos centros de la Costa sin este servicio

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

La reorganización de las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística, ATAL, en las que estudiantes extranjeros reciben enseñanzas de español para facilitar la integración del alumnado inmigrante, ha sido recibida con malestar por el profesorado afectado. La reordenación de destinos de estos 63 profesores, que fue comunicada ayer a los afectados en una reunión en Delegación, es la menos mala de las noticias que recibieron. Desde ahora, la aplicación estricta de la normativa que regula la atención al alumnado inmigrante, una orden de la Consejería de Educación de 2007, deja fuera de este servicio a los alumnos del primer ciclo de Primaria (primer y segundo curso), es decir, a niños de 6 y 7 años, y también a los estudiantes de Bachillerato.

El artículo 7 de esta orden señala que el programa de las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística está destinado al alumnado inmigrante con desconocimiento del español como lengua vehicular escolarizado a partir del segundo ciclo de la Educación Primaria y hasta el final de la Educación Secundaria Obligatoria. Pero, según fuentes sindicales y de los profesores que les atienden, hasta ahora la Delegación de Educación de Málaga, como ha sucedido en otras provincias, ha venido aceptando una interpretación 'amplia' de la norma, por lo que se ha admitido en estas aulas a alumnos extranjeros de todas las edades, incluso desde Infantil, que ahora también queda excluida.

Otra de las consecuencias de la aplicación estricta de la normativa supone que los alumnos solo pueden permanecer en las aulas durante un curso académico. Así, si alguno ha llegado comenzado el curso, al siguiente ya queda excluido. Tampoco se tiene en cuenta la nacionalidad del alumno pues, según los profesores, un niño chino aprende mucho más lento que uno inglés o francés, pusieron como ejemplo, y la normativa trata a todos por igual.

Los profesores de ATAL llegaban a esta reunión de ayer con el temor a que se perdieran algunos puestos. Sin embargo, esto no ha sucedido, todos siguen trabajando en estas aulas, pero sí se ha producido una reorganización de los centros. Algunos han sido cambiados de centro, de manera que dejan de dar clase a los alumnos que han tenido durante el primer trimestre, y tendrá que enseñar a otros. Esta reorganización supone también, han denunciado, que algunos centros, sobre todo de la Costa, se hayan quedado sin profesor de ATAL.

Atención a la diversidad

En Málaga hay 63 profesores ATAL, entre Primaria y Secundaria. Cada uno atiende a tres centros educativos. El número de estudiantes oscila entre los 1.700 y 2.000 por curso, de más de 150 nacionalidades distintas. Además del idioma, enseñan la cultura española y andaluza.

Desde la Delegación de Educación se aseguró que la reestructuración en la asignación del profesorado responde a las características del alumnado al que atienden, y que por esta misma razón «es un modelo temporal, hasta que adquiera las competencias lingüísticas suficientes». Pero, en todo caso, se respetan las zonas que tienen adjudicadas en estos momento. «Hay que recordar que el profesorado de las ATAL es voluntario y accede al mismo mediante una convocatoria de puestos específicos, que incluye aceptar una posible movilidad durante el curso en función de las necesidades», puntualizan desde la Delegación.