El niño de la escultura de Larios recupera el brazo perdido

El brazo y la rama de laurel se han instalado este lunes. /Félix Palacios
El brazo y la rama de laurel se han instalado este lunes. / Félix Palacios

La restauración del conjunto escultórico se completa con el brazo del pequeño y la rama de laurel que simboliza el agradecimiento de la ciudad al marqués

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El marqués de Larios regresó el pasado mayo a la confluencia de la Alameda Principal con la calle que promovió y a la que da nombre, pero la restauración de este conjunto escultórico concebido por Mariano Benlliure a finales siglo XIX no estaba completa. De hecho, hace décadas que el monumento no luce como en el diseño original, entre otras cosas porque en 1931, con la llegada de la Segunda República, la imagen de Manuel Domingo Larios fue arrancada del pedestal y arrojada a las aguas del puerto, en las que permaneció hasta que concluyó la Guerra Civil (1939) y fue restaurada por su autor.

Uno de los principales detalles que faltaban respecto a la composición primitiva apuntaba a la figura de una mujer con un niño en brazos que representa el agradecimiento de la ciudad al marqués, ya que al pequeño le faltaba un brazo y, además, también desapareció la rama de laurel que le entregaba como símbolo de esa gratitud. Ahora, tras la restauración de todo el conjunto escultórico acometida por la empresa Chapitel en Antequera, también se ha podido completar esta escena con una reproducción tanto del brazo como del ramillete, que este lunes han sido colocados aprovechando la limpieza del conjunto que se está realizando dentro de los preparativos de la inauguración de la renovada Alameda Principal, prevista este miércoles en vísperas del inicio de la feria.

La escultura del marqués de Larios regresó a su pedestal en mayo.
La escultura del marqués de Larios regresó a su pedestal en mayo. / Félix Palacios

El brazo del niño se ha hecho en varias fases. Primero se realizó un modelado en barro tomando como referencia las imágenes originales. Después se acometió un vaciado en escayola para comprobar cómo quedaba y que las dimensiones eran correctas, de modo que una vez confirmado, se realizó en mármol de carrara, como la pieza original. Del mismo modo, la rama de laurel se modeló primero con alambre y cera para ajustar la forma, y luego se hizo un vaciado con la técnica de cera perdida.

La escultura de bronce del marqués regresó a su pedestal el pasado 8 de mayo, después de una ausencia de siete meses que le han permitido recuperar su esplendor y cambiar su orientación, ya que ahora mira hacia la calle a la que da nombre. Además, el propio pedestal ha recuperado el tono rosado primitivo del mármol, que contrasta con el blanco de carrara de la figura femenina.

Temas

Málaga