Muro desprendido en el Cerrado

Trozos del muro desprendido en la calle Alcaparrón./
Trozos del muro desprendido en la calle Alcaparrón.

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El domingo pasado se produjo el desprendimiento parcial de un muro en el Cerrado de Calderón que afectó a un tramo de la calle Alcaparrón, a donde fueron a caer algunos trozos que alcanzaron a varios vehículos allí estacionados sin que por fortuna resultara herido nadie, algo de lo que ya informó este periódico. El suceso llevó a la Policía Local a cortar la circulación por dicha calle, aunque el lunes a mediodía los vehículos circulaban por la zona y ayer continuaban los trozos del muro caído en el suelo y otros en una ladera, algunos de ellos frenados únicamente por unos árboles que tienen sus raíces al descubierto, lo que en opinión de algunos vecinos de la zona constituye todo un peligro. Y es que no se explican «cómo han dejado esto así sin haber retirado al menos los bloques de la acera ni haber adoptado ninguna medida de seguridad», después del susto que pasaron el domingo por la tarde cuando se vieron sorprendidos por el derrumbe, y los trozos del muro fueron a caer a tan solo unos metros de sus viviendas dañando a varios vehículos y no alcanzando a nadie «por cuestión de minutos».

Algunos tramos del muro permanecen apoyados en árboles.
Algunos tramos del muro permanecen apoyados en árboles.

Fuentes municipales han señalado que técnicos de Urbanismo acudieron el lunes por la mañana al lugar para inspeccionar lo ocurrido. Señalaron que el desprendimiento del muro está localizado a unos 50 metros hacia arriba de calle Alcaparrón, en una zona de difícil acceso. Y agregaron que los técnicos están comprobando en cartografía y patrimonio de la Gerencia de Urbanismo la titularidad del muro, para determinar si es municipal o privado para su posterior arreglo.

Primera hilera de naranjos.
Primera hilera de naranjos.

Plantación de los primeros naranjos en la Alameda

Ya han sido plantados los primeros naranjos de los cerca de noventa previstos en la reforma de la Alameda Principal. Y es que como ya hemos publicado, el proyecto de diseño realizado por la Gerencia Municipal de Urbanismo contempla plantar una hilera de naranjos a unos cinco metros de las fachadas de los edificios que ejerza como límite de las posibles terrazas con mesas y sillas de los locales de hostelería que, previsiblemente, florecerán en este eje urbano una vez que sus calzadas laterales queden convertidas en dos amplios pasillos peatonales.