Multas que escuecen el bolsillo

Multas que escuecen el bolsillo

Las primeras sanciones a propietarios de perros por no haber inscrito el perfil de ADN de su mascota en el registro municipal ya se han producido... y también las reacciones

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Las primeras multas impuestas a propietarios de perros por agentes de la Policía Local de Málaga por no haber inscrito el perfil de ADN de su mascota en el registro municipal de animales de compañía, en cumplimiento de lo estipulado en la ordenanza municipal de Bienestar, Protección y Tenencia Responsable de Animales, que entró en vigor el pasado mes de enero, ya se han producido. En algunos casos ha sorprendido a algunos ciudadanos, aunque era algo de lo que se viene hablando desde hace más de un año y no debía coger por sorpresa a nadie.

Francisco Moreno se dirige a esta sección para comentar que en el barrio donde vive se han producido algunas de esas sanciones, algo que considera ‘injusto’. «Hace unos días en mi barriada, San Julián, se personaron agentes de la Policía Local para requerir la documentación del ADN a los dueños de perros en la barriada. Se formó un gran revuelo entre los vecinos ya que prácticamente nadie sabía que tenía que hacer pruebas de ADN a su perro obligatoriamente, decían que nadie les había informado y tampoco las ordenanzas municipales se leen a diario en casa de los malagueños», señala. «San Julián es una barriada humilde de clase trabajadora a la que pagar 217 € de multa por no tener el ADN del perro le supone un serio boquete en la economía de la familia. No se habla de otra cosa en la barriada. La gente está muy indignada y no entiende que el Ayuntamiento haya actuado de manera indiscriminada en esta barriada, que por otra parte está muy olvidada en cuanto a gestión municipal, como es la limpieza de viales, los matojos que no se han limpiado de los arcenes, una entrada que parece más bien una jungla por la dejadez del Ayuntamiento», dice. al tiempo que se queja de que el Área de Medio Ambiente no haya actuado en la zona pese a su requerimiento. «Pese a los impuestos que pagamos y las multas que nos ponen, esto sigue igual. Supongo que con esta recaudación, ahora nos harán un parque canino en el barrio o una zona verde a la que poder ir con nuestros pequeños o un campo de fútbol, ya que el que teníamos nos lo han clausurado después de más de cincuenta años».

Y concluye diciendo que «si es posible, le pediría al Ayuntamiento que se hagan campañas de información y concienciación, porque una multa de 217 € para muchas familias suponen no poder tener para comer a fin de mes».

Los dueños de los perros deben saber de la obligación que tienen de registrar su perro en el censo de ADN, pues se ha dado a conocer por muchos medios e incluso se han realizado campañas de concienciación. El Ayuntamiento prorrogó el plazo y dio un tiempo más que razonable para que se cumpliera con este requisito. Una de las finalidades del censo canino es identificar los excrementos de los perros dejados en las calles para sancionar al dueño del can y que de esta forma no quede impune.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos