Los mosquitos dan un respiro a los vecinos de Guadalmar

Los mosquitos dan un respiro a los vecinos de Guadalmar

Los técnicos no encuentran larvas en la desembocadura del Guadalhorce por la ausencia de lluvias en las últimas semanas

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Los mosquitos parecen haber dado una tregua a los vecinos de Guadalmar y San Julián en el inicio del verano. El servicio de control de plagas contratado por el Ayuntamiento de Málaga ha informado de que actualmente no se han localizado larvas en la desembocadura del Guadalhorce, por lo que la incidencia de picaduras está siendo inferior a la registrada durante el mismo periodo de años anteriores.

Durante la reunión técnica mantenida ayer entre responsables de la Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Málaga, empresa de control de plagas y colectivos vecinales, los técnicos encargados del mantenimiento de la zona detallaron que durante la última semana no se han localizado larvas en ninguno de los 30 puntos de control ubicados en el interior del paraje y concluyeron que la ausencia de lluvias están ayudando a que la situación sea mejor para los residentes. El último pico se registró el pasado 28 de mayo, aunque desde esa fecha el número de ejemplares ha comenzado a descender.

En un intento de controlar de forma completa la presencia de mosquitos en el entorno, el Ayuntamiento está terminando de redactar el pliego de condiciones para realizar un contrato permanente para el control de mosquitos en el paraje natural y su entorno. El nuevo contrato tendrá una duración de tres años ampliable en dos más y saldrá a concurso por un precio de 70.000 euros anuales. Hasta la fecha, este problema se controlaba mediante la sucesión de contratos de corta duración, pero se ha entendido que este problema requiere una actuación completa y prolongada en el tiempo.

Durante el encuentro mantenido en el centro ciudadano Loma de San Julián, los vecinos reclamaron al área de Sostenibilidad Medioambiental que instale una trampa para la captura de mosquitos adultos en la zona de Verdecora, ya que se han reseñado diferentes incidencias en dicho entorno. Si no hay inconvenientes, durante los meses de verano se trasladará allí el punto que hay actualmente en el colegio público Julio Caro Baroja.

Nueva responsable

La reunión también sirvió para la presentación en sociedad de la nueva concejala de Sostenibilidad Medioambiental, Gemma del Corral, que ha sustituido en el puesto a José del Río (que también participó en el encuentro como edil responsable de Churriana). Del Corral se congratuló de que la situación esté controlada y destacó la colaboración entre ambas administraciones para solucionar un problema que afecta a numerosos vecinos.

En el encuentro, los responsables de las diferentes asociaciones presentes pidieron a la nueva concejala que no descuide el tema de las picaduras de mosquitos porque «a la más mínina puede llegar un pico» y le recordaron que en estas zonas los problemas se suceden durante todo el año, ya sea verano o invierno. «Aquí hay mosquitos todo el año porque cuando no son los de las marismas son los tigre o los comunes».