El mercado gourmet de La Merced se queda sin restaurantes

Imagen del mercado después de la última renovación./Fran Acevedo
Imagen del mercado después de la última renovación. / Fran Acevedo

Sólo permanece abierta la cafetería tras la marcha de la mayoría de los operadores

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El mercado gourmet de La Merced acumula un nuevo capítulo negro a su corta y complicada historia. El recinto gastronómico vuelve a estar prácticamente cerrado tras la marcha de la mayoría de los operadores que habían entrado en noviembre del año pasado para tratar de levantar el vuelo. Desde hace una semana sólo sigue funcionando la cafetería, mientras que el resto del espacio gastronómico se ha quedado sin restaurantes ni camareros para servir las mesas.

Según ha podido saber este periódico, la marcha de operadores ha sido constante desde que el recinto reabrió sus puertas en noviembre del año pasado. Aunque nunca llegaron a estar abiertos todos los anunciados –los propietarios de la concesión anunciaron 27 nuevos operadores–, la salida se ha acelerado en las últimas semanas por la total ausencia de visitantes.

Inicialmente los restaurantes cerraron los diferentes espacios físicos pero aseguraron que seguía abierta la cocina, que habían unificado en un único espacio para ahorrar costes. Pero desde hace más de una semana todos los puestos están cerrados a cal y canto y en el recinto no hay ni camareros para atender a los potenciales clientes.

Al parecer, a los nuevos gestores les está costando más de la cuenta lograr la llegada de visitantes y por ello han comenzado a negociar con otros operadores para lograr un cambio de rumbo. La intención, como ya fue en su día, no es otra que atraer a empresas con gran potencial que ejerzan como revulsivo con su simple presencia.

«Cambio total»

«Hay que darle un cambio total», explican los empresarios. Entre ellos, uno de los que había entrado en la última época, el empresario José Luis Ramos, también estaría negociando su salida del espacio.

El área gastronómica reabrió el 25 de noviembre del año pasado tras seis meses cerrado por obras de remodelación y con el objetivo de ser más competitiva y atrayente después de los numerosos problemas económicos contraídos con proveedores, trabajadores, Seguridad Social y Hacienda por un valor superior a los dos millones de euros.

El mal rumbo que sigue el espacio gastronómico también está arrastrando a los puestos del recinto tradicional, que desde que se realizó la reforma no han logrado recuperar las ventas de antaño.

Los responsables de estos puestos se quejan de que la fama de precios elevados que siempre ha acompañado al recinto hace que los clientes también piensen que ellos son caros. «No sabemos ya cómo vamos a salir de esta», lamentan los comerciantes.

Temas

Málaga
 

Fotos

Vídeos