Los médicos de urgencias del SAS en Málaga, desbordados ante «la situación crítica» de los hospitales

Imagen de archivo de las urgencias del Clínico./
Imagen de archivo de las urgencias del Clínico.

El Sindicato Médico, que exige refuerzos, denuncia que la saturación compromete la asistencia y la seguridad de los pacientes

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Las urgencias de los hospitales del SAS de Málaga (Regional y Clínico) están desbordadas ante el aumento de pacientes que necesitan atención, muchos de los cuales son enfermos que presentan complicaciones y que necesitan ser ingresados. Tanto la gripe como otros virus son los responsables de este incremento de la actividad en las urgencias en los últimos días. El Sindicato Médico de Málaga (SMM) ha denunciado este viernes que «la situación es crítica» a causa de «la saturación de las urgencias, lo que compromete la seguridad de los pacientes» y eleva las demoras en la asistencia al no dar abasto los profesionales. Por ello, los médicos de urgencias van a reunirse en una asamblea para decidir qué tipo de medidas de presión llevarán a cabo para exigir mejoras laborales que les permitan «atender a los pacientes de la manera que se merecen».

El SMM ha responsabilizado de esos hechos a los Servicios Centrales del SAS en Sevilla por no haber puesto «un solo refuerzo médico para atender de forma digna la masificación de pacientes que hay en las urgencias hospitalarias», que en el caso de las áreas de observación trae consigo un «alarmante colapso» con un 20-30 por ciento de pacientes por encima de su capacidad. Así, ha asegurado que «el Clínico tuvo que 'cerrar sus puertas' a las ambulancias, el pasado martes durante tres horas, debido al insostenible colapso del área de observación, que no podía ya asumir ningún paciente grave».

El Sindicato Médico ha criticado que los enfermos permanezcan hacinados en «infrahumanas camillas» en las que se tumban para que les hagan complejas técnicas como una punción lumbar o la monitorización del nivel de oxígeno en casos de dificultad respiratoria. El déficit de espacio implica la falta de intimidad para las personas que son atendidas, con camillas apiladas por los pasillos. Los problemas se extienden por la zona de policlínica de las urgencias, donde las esperas llegan hasta las tres horas, ha señalado el SMM.

Esta fuerte presión asistencial hace que los médicos estén desbordados, con un sentimiento de impotencia y frustración al no poder atender a los enfermos de la forma que se merecen, ha puesto de manifiesto el SMM en un comunicado. A ese respecto, el sindicato ha asegurado que en el Hospital Regional se ha registrado la baja de seis médicos por distintas patologías derivadas de las condiciones de trabajo. Igualmente, en el Clínico varios facultativos han sufrido crisis de ansiedad en su puesto y han sido dados de baja.

El Sindicato Médico ha lamentado que el SAS no haya tomado medidas para solventar una situación que repercute en la seguridad de los paciente. En ese sentido, ha referido que estudios científicos demuestran que el agotamiento médico está directamente relacionado con el aumento de errores diagnósticos y el daño que sufre un enfermo como consecuencia de su atención sanitaria (iatrogenia).

Por su parte, fuentes oficiales del Hospital Clínico han reconocido que llevan unos días de gran afluencia de pacientes, muchos de los cuales tienen enfermedades complicadas, con dolencias neumológicas y cardiológicas que precisan encame en el hospital. Las fuentes, que han recalcado que todos los recursos del centro están funcionando al cien por cien, han lanzado un mensaje de tranquilidad a la población: «Estamos preparados para esto».

En relación al cierre del área de observación, han matizado que cuando esa zona está llena se avisa al centro coordinador de emergencias (061) para que durante un periodo de tiempo se deriven a los enfermos críticos a otro centro en tanto que vuelve a haber camas libres. «Estamos trabajando con todos los medios disponibles para dar la mejor atención posible», han apostillado las fuentes.

Respuesta del Regional

Por su parte, fuentes oficiales del Hospital Regional han dicho que «nos encontramos en época de alta frecuentación por enfermedades estacionales, con el agravante del aumento de la asistencias a pacientes pluripatológicos. Por ello, el plan de alta frecuentación se encuentra activado desde primeros de diciembre. Ante este previsible incremento, todos los recursos se encuentran disponibles para atender la demanda de la ciudadanía y garantizar su atención en los servicios de urgencias hospitalarios. De hecho, cada día se reúne la Comisión de Alta frecuentación para evaluar los recursos, que están al cien por cien«.

Las fuentes han añadido que la plantilla de médicos de urgencias del hospital general, perteneciente al Regional, consta de un treintena de profesionales, salvo bajas puntuales e imprevistas. La cifra de médicos es la adecuada, según establece el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias, y no hay el colapso que se indica desde el Sindicato Médico, sino los picos de asistencia esperables en este periodo que se asumen con la planificación establecida al efecto.

Temas

Sas
 

Fotos

Vídeos