Médicos de familia reclaman un plan de choque, con 4.350 millones en cinco años, para mejorar la primaria

Vargas-Machuca, Tranche, Guerrero y Godoy. /FRANCIS SILVA
Vargas-Machuca, Tranche, Guerrero y Godoy. / FRANCIS SILVA

Piden que se incremente las plazas MIR de medicina de familia entre el 20 y 30% año para hacer frente a la ola de jubilaciones que se aproxima

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La atención primaria necesita con urgencia la puesta en marcha de un plan de choque para impulsarla, mejorarla y poder dar una atención de calidad. Así lo ha dicho este jueves el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Salvador Tranche, en la presentación de la edición número 39 del congreso de semFYC, que se celebrará hasta el sábado en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, con la participación de 2.500 facultativos. Ese plan para potenciar la atención primaria debería ir acompañado de 4.350 millones de euros en cinco años para toda España, de los que 2.850 millones se destinarían a gasto de personal (más contrataciones de profesionales), 1.250 millones para la mejora de las infraestructuras de los centros de salud y 250 millones para equipamiento asistencial.

Tranche ha recordado que los recortes económicos realizados en la sanidad pública entre 2010 y 2013 se cebaron en el gasto de personal tanto en hospitales como en primaria. A partir de 2014, las partidas económicas hospitalarias fueron recuperándose, pero no sucedió lo mismo con las de la atención primaria, que están 11 puntos por debajo que en 2009. De ahí, la necesidad, ha precisado el doctor Tranche, de revertir la situación y destinar un mínimo de 2.500 millones de euros en cinco años para el capítulo de personal. Además, entre 2012 y 2017 hubo una disminución de 237 médicos de familia en España, mientras que las plantillas de los facultativos de hospitales aumentaron en 3.621 profesionales en el citado periodo.

La semFYC también exige una política de sanitaria en la que se apueste por la estabilidad de los médicos de familia, con contratos de al menos dos años para acabar con la temporalidad y la fuga de facultativos en busca de mejores condiciones laborales. Salvador Tranche ha subrayado que si no se ponen medidas para paliar el déficit que ya hay en España y en Andalucía, en 2030 faltarán unos 6.000 médicos de familia. «Hay que invertir más dinero en atención primaria, porque de esa forma se invierte en una mayor eficiencia, se logra más estabilidad y se consigue que más médicos elijan la especialidad de familia y que haya menos facultativos que se marchen fuera», ha asegurado el presidente de semFYC. «Necesitamos más capacidad resolutiva y más recursos», ha añadido.

Para evidenciar el importante papel que juegan los facultativos de familia, Tranche ha señalado que por cada médico más que hay por cada 10.000 personas se logra aumentar en dos meses la expectativa de vida y se reduce un seis por ciento la mortalidad por cáncer y por las enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Otro problema que está encima de la mesa es el de que en los próximos 10 años se jubilará casi el 40 por ciento de los médicos de familia sin que el relevo esté garantizado, según ha significado el vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Medicina de Familia y Comunitaria (SAMFyC), Francisco Guerrero. En ese sentido, ha precisado la necesidad de aumentar cada año entre el 20 y el 30 por ciento de las plazas MIR para, de ese modo, asegurar el relevo generacional.

«Hay que cuidar, mimar y tratar de forma diferente a la medicina de familia, porque es la especialidad que atiende a la población a lo largo de su vida», ha comentado Guerrero, que ha expresado la necesidad de que las universidades den cabida a una asignatura dedicada a la medicina de familia y comunitaria al objeto de que sea una especialidad suficientemente reconocible e identificable en el proceso formativo. 

Por otro lado, tanto el presidente del comité organizador del congreso, David Godoy, como la presidenta del comité científico, Amparo Vargas-Machuca, han destacado la importancia de este evento, en el que hay facultativos de familia de todas las comunidades españolas y en el que se van a abordar temas de gran interés como el sobrediagnóstico y el sobretratamiento, las nuevas competencias de los profesionales de la medicina de atención primaria o las estrategias a seguir en las patologías crónicas.

Málaga, a la cabeza de las provincias andaluzas con más pacientes por médico

El presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Salvador Tranche, ha dejado claro que todos los médicos de familia deben tener un cupo que en ningún caso rebase los 1.500 pacientes. Ese es el número que se ha acordado en un reciente Consejo Territorial de Salud. Datos de semFYC correspondientes a 2017 indican que la proporción de pacientes por médicos de familia de la provincia de Málaga era la más alta de Andalucía. Así, cada facultativo de familia tenía asignada una media de 1.542 usuarios, una cifra que estaba por encima de la media andaluza (1.425) y de la española (1.357). El distrito malagueño con un mayor número de pacientes por médico de familia era el Costa del Sol (1.798). «Málaga, históricamente, ha tenido unos cupos elevados», ha dicho el vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Medicina de Familia y Comunitaria (SAMFyC), Francisco Guerrero.

Temas

Sas