El médico Federico Soriguer tenía razón al no querer jubilarse en el SAS, según el TSJA

Federico Soriguer tuvo que dejar el cargo en 2013. /SUR
Federico Soriguer tuvo que dejar el cargo en 2013. / SUR

Falla a favor del que era jefe del servicio de endocrinología de Carlos Haya, que fue obligado a retirarse al cumplir 67 años

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

«Yo no me jubilé, a mí me echaron de mi trabajo en el Hospital Regional Carlos Haya», ha dicho reiteradamente Federico Soriguer desde que el SAS, en agosto de 2013, lo obligó a retirarse y a dejar su cargo de jefe del servicio de endocrinología y nutrición del citado centro hospitalario al cumplir 67 años. Una sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de Málaga del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) da la razón al doctor Soriguer y falla que tiene derecho a prolongar su actividad laboral hasta los 70 años como jefe de endocrinología de Carlos Haya, así como a ser compensado económicamente con la cantidad que resulte de calcular la diferencia de salarios entre la suma que percibía antes de la fecha de su jubilación (18 de agosto de 2013) y la que cobra por su pensión de jubilación. A lo que hay sumar los correspondientes intereses legales.

La sentencia del TSJA es favorable a Soriguer, aunque llega ya cuando este médico ha cumplido 71 años, por lo que no podrá reincorporarse a su puesto de trabajo en Carlos Haya. No obstante, para él la resolución judicial significa que tenía razón cuando pidió continuar en activo hasta los 70 años y el SAS no se lo permitió. «La jubilación es un derecho de los trabajadores, pero no una obligación. Esta sentencia no la tomo como una victoria personal, sino como un triunfo público y político, porque abre un camino para que otros profesionales del SAS, que así lo soliciten, puedan prolongar su actividad hasta los 70 años», manifestó ayer Federico Soriguer a este periódico.

El caso de este endocrinólogo, que ha sido llevado por el despacho del abogado Francisco Pérez Corpas, se ha resuelto a su favor, aunque el fallo llega cuando no puede reintegrarse en su trabajo al tener ya 71 años, aunque sí deberá recibir la compensación económica fijada por el TSJA. «Uno de los grandes retos del sistema sanitario público es lograr una buena gestión de los recursos humano», precisó el doctor Soriguer.

El endocrinólogo, una vez que el SAS lo obligó a jubilarse en contra de su voluntad, presentó un recurso judicial en el que solicitaba poder seguir en activo hasta los 70 años. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6 le dio la razón y suspendió la resolución por la que se le jubiló a la fuerza. El auto, que no entró en el fondo de la cuestión, argumentó que esperar a que saliera la sentencia que resolviera el recurso supondría un perjuicio y unos daños de difícil reparación para el médico.

El Hospital Regional Carlos Haya, aunque acató el fallo judicial, argumentó que Soriguer podía regresar al trabajo como médico adjunto, pero no como jefe del servicio, puesto que ese cargo ya estaba ocupado. Ante esa situación, el endocrinólogo decidió no reincorporarse y presentar un recurso para defender sus derechos. La resolución del TSJA le da la razón y evidencia que el SAS debería haber permitido al doctor Soriguer continuar en su actividad hasta los 70 años en su calidad de jefe del servicio de endocrinología y nutrición. «Es un despilfarro para este país prescindir de gente que tiene todavía mucho que aportar», aseguró Soriguer .

Temas

Sas
 

Fotos

Vídeos