El Materno tendrá un quirófano que permite hacer resonancias mientras se opera a pacientes con tumores cerebrales

El Materno tendrá un quirófano que permite hacer resonancias mientras se opera a pacientes con tumores cerebrales

Este sistema, que aumenta la curación de los enfermos, facilita a los cirujanos saber si han extirpado la totalidad de la lesión o quedan restos

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El Hospital Materno Infantil dispondrá a lo largo del primer trimestre de 2019 de un quirófano híbrido que permite hacer una resonancia magnética a pacientes pediátricos y adultos que están siendo operados de tumores cerebrales (malignos y benignos) y medulares. El quirófano estará conectado a la sala donde se situará la resonancia, que empezará a funcionar el próximo 15 de diciembre. La gran ventaja de este sistema es que los neurocirujanos sabrán al momento si se ha extirpado la totalidad de la lesión o si aún quedan restos, en cuyo caso, inmediatamente que se haga la resonancia, procederán a quitar la parte del tumor que aún quede por extraer, ha explicado este lunes el jefe del servicio de neurocirugía del Hospital Regional de Málaga (antiguo Carlos Haya), Miguel Ángel Arráez, centro al que pertenece el Materno Infantil.

El Materno será el primer hospital público de España y el segundo tras la privada Clínica de Navarra que tendrá un quirófano híbrido de neurocirugía. «Este es el sueño de cualquier neurocirujano, porque supone un avance extraordinario que permitirá elevar la supervivencia y la curación de los pacientes, además de evitar tener que volver a operar a algunos enfermos», ha explicado el doctor Arráez.

En el primer año de implantación del quirófano híbrido, ubicado junto a la sala de la resonancia magnética, se intervendrá de 70 a 100 pacientes, tanto infantiles como adultos, de neurocirugía de alta complejidad que sufran fundamentalmente tumores cerebrales o medulares, aunque también podrá emplearse para corregir malformaciones e incluso determinados procesos de compresión medular. Las operaciones se llevarán a cabo de forma programada.

Miguel Ángel Arráez, este lunes.
Miguel Ángel Arráez, este lunes.

En estos momentos, ese tipo de pacientes son intervenidos, luego pasan a la UCI y, una vez en planta, se les hace una resonancia y se ve si se ha logrado quitar todo el tejido tumoral. En los casos en que no es así, hay que reintervenir al enfermo. Gracias al quirófano híbrido de gran sofisticación, la resonancia se efectuará mientras que se hace la operación, lo que supondrá un claro beneficio para los pacientes y mayor seguridad para los neurocirujanos, porque sabrán en tiempo real si han extirpado todo el tumor o no, ha indicado el doctor Arráez.

Cuando los profesionales de neurocirugía pidan un diagnóstico intraoperatorio, la resonancia y el habitáculo en el que está el aparato, se convertirán en una zona estéril con lo que se cumplirán los requisitos para ser una zona quirúrgica.

 

Fotos

Vídeos