Marcha en memoria de las faeneras de Málaga

Cabeza de la manifestación./Francis Silva
Cabeza de la manifestación. / Francis Silva

Esta manifestación recuerda la primera gran movilización feminista de 1918 en la ciudad

CARLOS CONTRERAS

Como si de principios del siglo XX se tratara, las mujeres asistentes a esta marcha para la reivindicación de sus derechos han acudido ataviadas con las mismas prendas que se utilizaban en el año 1918. Esta manifestación se hace en conmemoración a esa fecha tan clave para la reclamación de derechos feministas y para seguir reclamando los derechos de las mujeres.

Al grito de «Esta lucha la vamos a ganar», «Nuestros derechos no se negocian», las asistentes al acto han intentado hacer un paralelismo entre lo que está sucediendo en nuestros días y lo que ocurría en el año 1918. «Queremos que esa parte de la historia no se pierda, porque fue clave en las movilizaciones feministas de aquellos años», declara una de las portavoces de la 'Plataforma por la Memoria de las Faeneras', Mari Ángeles Rubio. Aunque el tiempo ha pasado, sus reclamaciones son prácticamente las mismas. «Ellas protestaban por la conciliación familiar, el aumento del precio del carbón y por el aumento del alquiler de sus hogares», asegura Alicia Morales, otra de las portavoces de la presente. Asimismo, hoy tienen una situación parecida: «luchamos por la conciliación familiar, por el aumento del precio del gas y de la electricidad. Aunque los años han pasado estos problemas no se han atajado», añade.

Esta movilización feminista por el recuerdo de las que hicieron su lucha con anterioridad, para tener unas mejores condiciones de vida, no tienen intención de que se vuelvan a quedar en el olvido como ha pasado. «Esta parte de la historia se ha intentado tapar», sostiene Mari Ángeles Rubio, que tiene una cosa muy clara: «esta marcha se va a hacer el año que viene y si podemos no la vamos a dejar de hacer nunca. Queremos que se recuerde este movimiento tan importante que nació en Málaga y se extendió por casi todo el territorio nacional«.

Como si de un reflejo en el espejo se tratara y hayan pasado 101 años, la sociedad tiene que mirarse un poco más en él para ver lo que se ha hecho mal con anterioridad y poder enmendarlo desde hoy.