Malestar en los expertos por la ubicación del nuevo hospital de Málaga

Las 400 personas que han trabajado para diseñar el nuevo centro hospitalario se han encontrado con que la Consejería de Salud no ha atendido su propuesta de construir el edificio sanitario detrás del Materno y ha aceptado que se haga en los aparcamientos del Civil, como ha dicho el alcalde

Manifestación del pasado junio para exigir el hospital. /SALVADOR SALAS
Manifestación del pasado junio para exigir el hospital. / SALVADOR SALAS
Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Unas 400 personas han estado trabajando durante casi año y medio para definir las necesidades sanitarias de Málaga y proponer cómo tiene que ser el nuevo hospital público del SAS y dónde es preferible construirlo. Los integrantes de esos grupos de expertos han llevado a cabo su labor de forma altruista, sin cobrar, con la finalidad de buscar lo mejor para la sanidad pública malagueña. Ahora, una vez conocido que la Consejería de Salud, no ha tenido en cuenta su propuesta de erigir el hospital detrás del Materno Infantil, en los terrenos del centro de innovación social La Noria, están molestos y se preguntan ¿por qué Salud no les comunicó con antelación que no era conveniente levantar el edificio sanitario en el lugar elegido por ellos?

Ciertamente, es lógico el resquemor de los expertos. Han estado más de 15 meses elaborado un extenso informe y han dedicado muchas horas de esfuerzo a esa tarea para encontrarse al final con que Salud ha decidido (siguiendo lo defendido por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre) ejecutar el hospital en los aparcamientos del Civil, que, curiosamente, era el lugar preferido antes de que, en marzo de 2017, el entonces consejero de Salud, Aquilino Alonso, encargase a un grupo de expertos que emitiesen un informe sobre las necesidades sanitarias de la capital malagueña y propusiesen cómo y donde erigir el nuevo centro hospitalario.

Visto el resultado, las 400 personas que han participado en esa labor están en su derecho de pensar que para ese viaje no hacían falta alforjas. Es decir, consideran que si la opción que menos complicaciones presenta para la realización del edificio hospitalario es la de los aparcamientos del Civil, Salud debería haberse inclinado por ella desde un principio y se habrían evitado dimes y diretes.

El coordinador del grupo de expertos, el exconsejero de Salud José Luis García de Arboleya, en declaraciones realizadas ayer a este periódico, expresó con claridad la sorpresa que le ha producido que la Consejería de Salud haya rechazado la alternativa de construir el hospital detrás del Materno (la sostenida por los grupos de trabajo) para asumir la propuesta del alcalde, que siempre se ha decantado por los aparcamiento del Civil. «Lo que más me duele es que las 400 personas que han conformado los grupos de expertos puedan pensar que les hemos tomado el pelo. Nosotros no hemos mareado la perdiz, sino que hemos propuesto lo que consideramos que es mejor para los malagueños», precisó García de Arboleya.

El exconsejero de Salud explicó que en diciembre del año pasado entregaron a la consejería un amplio documento en el que se apostaba por hacer el hospital en los terrenos de La Noria. «Nadie nos dijo entonces que no a la ubicación que habíamos elegido. Por eso, me sorprende que Salud haya optado por construir el hospital en el solar que se utiliza como aparcamiento en el Civil», puso de manifiesto García de Arboleya.

Los expertos echan en falta un mayor apoyo por parte de la consejera de Salud, Marina Álvarez, que ha tenido más en consideración lo dicho por Francisco de la Torre que lo planteado por ellos. Y más cuando Álvarez aseguró en reiteradas ocasiones que la consejería aceptaría lo que los expertos propusieran. La realidad ha demostrado que no ha sido así y que han prevalecido otros criterios.

Aunque los expertos se reafirman en que el emplazamiento ideal para el hospital es el lugar que ocupa La Noria, ya que eso permitiría unir el nuevo centro hospitalario con el Materno Infantil y dedicar el Civil a centro de investigación y docencia, el Ayuntamiento y la Diputación (propietaria tanto de los terrenos de La Noria como del aparcamiento del Civil) tienen un punto de vista diferente. La discrepancia se sustenta en que para erigir el hospital detrás del Materno habría que sacar de ese lugar a La Noria, al Centro Virgen de la Esperanza y a la Casa Ronald Mcdonald y buscarles otro emplazamiento. Además, habría que talar unos árboles centenarios. Todo esas actuaciones retrasarían el proyecto del hospital, esgrimen desde el Ayuntamiento y la Diputación. En cambio, como el terreno del aparcamiento del Civil está libre de cargas, levantar el centro hospitalario es más sencillo. Sin poner en cuestión la veracidad de ese argumento, los expertos lamentan que Salud no viese esos inconvenientes mucho antes.

Y ¿cómo se encuentra el proyecto una vez que la consejería ha aceptado que el hospital se haga donde ha indicado el alcalde? Según fuentes oficiales, los Servicios Centrales del SAS   continúan trabajando para adaptar el plan funcional del hospital a las recomendaciones redactadas por los grupos de expertos. El compromiso de Salud es que el plan funcional esté terminado en octubre para que, de ese modo, la licitación del proyecto se efectúe antes de que acabe 2018, como se ha comprometido la Junta de Andalucía.

En paralelo, técnicos de Salud, del Ayuntamiento y de la Diputación prosiguen con sus contactos para salvar los trámites burocráticos que van unidos a una iniciativa del calado del nuevo hospital. Mientras tanto, el reloj sigue corriendo. En el horizonte está la fecha de 2024, que es cuando el edificio tendría que estar finalizado. En este proyecto no caben demoras de ningún tipo. Málaga necesita que los plazos de construcción del hospital se cumplan.