Los malagueños no temen a las medusas y toman las playas de la provincia

Playa de la Misericordia/Ñito Salas
Playa de la Misericordia / Ñito Salas

Las playas, abarrotadas en un fin de semana que da el pistoletazo al verano

CRISTINA MORILLAS

Crema solar, sombrillas, neveras y mucho calor son los protagonistas de la jornada de hoy en el litoral malagueño. Muchos son los bañistas que se han dado hoy cita en las playas para disfrutar de un día estupendo donde el sol brilla con mucha fuerza.

A pesar de la amenaza de las medusas, que ayer tomaron la franja entre Nerja y el Palo y hoy se están desplazando hasta la zona más occidental y están llegando hasta Benalmádena, a los bañistas no parece que les preocupe en exceso su presencia. Casi todo el mundo está al tanto de la llegada masiva, pero parecen estar avanzando lejos de la orilla en la capital. «El agua está muy fría y nadie se está quejando de las medusas», afirma Fina Osorio, una bañista que ha acudido esta mañana a la playa de la Misericordia, su tercera visita al litoral este año.

El paseo marítimo Antonio Machado también está muy concurrido. Son numerosos los malagueños que han acudido a practicar diferentes deportes como el running, el ciclismo y el patinaje.

Unos kilómetros más al este, en La Malagueta, se repite la imagen de la Misericordia. Allí, los bañistas, en su mayoría turistas de distintas nacionalidades y multitud de jóvenes, desafían a las medusas y se introducen en el agua con distintos objetos como las famosas palas de playa o pelotas de fútbol. En la playa, vecina del Muelle 1, tampoco hay ni rastro de medusas a pesar de la alerta existente.

En Marbella, donde la masiva presencia de turistas extranjeros ya es visible desde hace semanas, las playas ya presentan el aspecto habitual de la temporada alta. Especialmente las del centro de la ciudad y la playa de El Cable, las más habituales para la población autóctona, se encuentran repletas de público desde primera hora de la mañana.

 

Fotos

Vídeos