Málaga, provincia con mayor número de agresiones físicas contra los profesionales del SAS

Rosa María Martín y Rafael González. /SUR
Rosa María Martín y Rafael González. / SUR

CC OO exige a la Junta de Andalucía un plan de choque para reducir «la lacra» de la violencia que sufre el personal sanitario

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La provincia de Málaga ocupa el primer puesto de las agresiones físicas sufridas por el personal del SAS, según un estudio presentado este lunes por el sindicato CC OO, que ha elaborado ese informe basándose en los datos recogidos en el Registro Informatizado de Agresiones (RIA). Así, el año pasado, se contabilizaron un total 81 agresiones físicas a profesionales del SAS en la provincia malagueña, una cifra muy por encima de la que tuvo Sevilla (52 agresiones) pese a tener un número mayor de trabajadores, ha dicho el secretario provincial de Sanidad de CC OO, Rafael González Delgado, en una rueda de prensa en la que ha comparecido junto a la secretaria de salud laboral de la Federación Andaluza de Sanidad y Sectores Sociosanitarios, Rosa María Martín. CC OO ha exigido a la Junta de Andalucía un plan de choque para reducir «la lacra de las agresiones al personal sanitario».

El estudio de CC OO analiza las agresiones (físicas y verbales) habidas en Andalucía en el periodo comprendido entre 2007 y 2018. La cifra global en esos 12 años fue de 11.225, de las que 2.560 correspondieron a violencia física y el resto (8.665) fueron verbales. Esas son las denuncias presentadas, pero se calcula que el volumen real de agresiones es más elevado, puesto que hay en torno a un 20 por ciento de casos violentos que no se denuncian. En el caso de Málaga, en la etapa analizada, se registraron 2.571 agresiones (659 físicas y 1.912 verbales). Las conductas violentas que soportan los profesionales sanitarios van en aumento, ha explicado González Delgado. El sindicalista ha señalado que en 2018, las agresiones totales de Málaga llegaron a su número mayor (309), 88 más que en 2017. «En ninguna provincia andaluza en doce años se han producido más de 300 agresiones en un año», ha asegurado Rafael González. En los 12 años estudiados, Málaga lidera las agresiones físicas en Andalucía, con 659. De ese modo, en Málaga se dobla la media andaluza en cuanto a las agresiones físicas en relación al número de trabajadores, que a fecha del pasado mes de febrero eran 17.160.

El sindicalista ha puesto de manifiesto que el 15 por ciento de los profesionales del SAS de la provincia de Málaga han padecido algún tipo de agresión entre 2007 y 2018. Los colectivos más afectados por las agresiones son: médicos 35,38 por ciento, enfermeros (30,20 por ciento) y técnicos en cuidados (auxiliares de enfermería), con un 15,70 por ciento. Estas tres categorías son de especial riesgo, ya que acaparan el 81,28 por ciento de las agresiones en Andalucía.

Al ser preguntado por qué Málaga está a la cabeza de las agresiones, González Delgado ha respondido que hay diversas causas. Entre ellas, que la provincia de Málaga presenta un déficit histórico de recursos y de infraestructuras, con demoras elevadas en la asistencia, y también cuenta con una mayor concienciación a la hora de que los profesionales agredidos presenten denuncias.

Por su parte, Rosa María Martín ha desgranando una serie de medidas incluidas en el plan de choque que CC OO exige a la Junta de Andalucía que ponga en marcha, con importe de unos 50 millones de euros. Entre otras cuestiones, se pide hacer un mapa de riesgos de agresiones en las respectivas unidades de los centros, establecer grupos de trabajo en los centros sanitarios con la participación de los profesionales, constituir un Observatorio de Agresiones compuesto por todas las partes implicadas, crear la figura del mediador social y educador, lograr la integración de los trabajadores sociales, potenciar la figura del interlocutor policial entre las fuerzas de seguridad del Estado y los profesionales y poner en marcha una campaña de concienciación dirigida a la población en la que se destaque el trabajo de los profesionales para recuperar su dignidad y respeto.