Málaga cuelga el 'lleno' empujada por la Feria

El turismo dejará este verano más de 600 millones de euros en Málaga. /Salvador Salas
El turismo dejará este verano más de 600 millones de euros en Málaga. / Salvador Salas

El puente desborda la ciudad, una afluencia que aumenta la facturación de hoteles, apartamentos, bares y restaurantes para coronar un verano «espectacular». Los hoteleros esperan una ocupación cercana al 95% y aplauden la ampliación de los días de Feria

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Málaga cuelga estos días el cartel de completo. La Feria desborda el Centro y el Cortijo de Torres, una afluencia que se traduce en bares y restaurantes llenos, casetas abarrotadas y una ocupación hotelera cercana al 95 por ciento. Los hosteleros esperan un incremento de la facturación superior al cuatro por ciento, un aumento ligado a la ampliación de los días de fiesta, que se prolongarán hasta el próximo sábado. Estos datos ponen la guinda a un verano excelente en términos turísticos, actividad económica que crecerá alrededor del cinco por ciento respecto al mismo período, entre junio y septiembre, del año pasado. La principal industria de la Costa del Sol dejará más de 652 millones de euros en la capital.

Los hoteleros confían en rozar el cien por cien de ocupación este verano y superar las cifras de 2018. Estos días se registra el mayor pico del sector en Málaga, con casi todas sus plazas reservadas, especialmente durante el puente. «Ya veremos si nos favorece una Feria tan larga o no, pero todos los indicadores apuntan a que será positivo», explica el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón, que recuerda que el año pasado «hubo previsiones inferiores y luego se sobrepasó el 90 por ciento de ocupación» durante las fiestas: «Y este año estamos en mejores condiciones para superar esos datos, que ya fueron positivos».

La ampliación de la Feria, aprobada para aprovechar los festivos de los días 15 y 19, supone también un motivo de entusiasmo entre los hosteleros por el crecimiento previsto en la facturación, aunque la carga de trabajo se multiplica, como detalla el presidente de la Asociación Malagueña de Hosteleros (Mahos), Javier Frutos: «El aumento de la plantilla será notable respecto a otros años, sobre todo porque hay dos días más y los negocios deben contratar más horas». Empresarios y trabajadores soportan como pueden estos días «de trasiego y calor», jornadas «que no son habituales» pero que dejarán un cuatro por ciento más de beneficios en las cajas de los establecimientos malagueños, según estima Frutos, «aunque el aumento está asociado a la ampliación de los días de Feria».

También los apartamentos turísticos registran un lleno «prácticamente total», como adelanta el presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA), Carlos Pérez-Lanzac, que percibe un aumento de las visitas de familias y grupos de amigos que ya conocen el destino: «Son turistas fidelizados, de los que un 68 por ciento son nacionales». Este primer fin de semana de Feria ha supuesto la cúspide de un verano dulce, sin incidencias reseñables aunque con el conflicto de las viviendas turísticas aún abierto. Callejón incide en la necesidad de que las administraciones «cojan el toro por los cuernos» para regular estas viviendas: «No son examinadas, sólo pasan una inspección que determina si cumplen con la habitabilidad o no. Hay que poner en marchas los mecanismos necesarios para acabar con la discriminación que se produce entre los hoteles, que pagan todos los impuestos y ofrecen un servicio de calidad, con experiencia a la espalda, y estas viviendas».

Las cifras

El aeropuerto
lidera el número de vuelos registrados en Andalucía. Sólo hoy domingo hay programados 495 vuelos frente a los 166 previstos en el aeropuerto de Sevilla, segundo destino de la comunidad autónom
95%
Los hoteleros confían en alcanzar un 95 por ciento de ocupación durante estos primeros días de feria
2.856
El aeropuerto de Málaga ha registrado 2.856 vuelos, con casi medio millón de asientos, desde el miércoles, dato alcanzado por el puente que aprovecha los festivos de los días 15 y 19
652
La principal industria de la Costa del Sol, el turismo, dejará unos 652 millones de euros en la capital este verano
Primer semestre
Los hoteles de la ciudad recibieron 678.640 visitantes entre enero y junio que generaron más de 1,3 millones de pernoctaciones, un 7,8 por ciento más de estancias que en los mismos meses del año pasado. El verano, temporada alta turística, mejorará estos datos para el segundo semestre del año, coronado por estos primeros días de feria, que suponen un empuje definitivo para el sector

Pérez-Lanzac reclama «mayor seguridad y limpieza» y confía en que el Ayuntamiento «sancione los malos comportamientos, como el turismo de alcohol, para que el nivel de la Feria suba», a la vez que reivindica que los apartamentos turísticos «somos el modelo más fiscalizado», en referencia a la normativa que exige a las plataformas de alojamiento, como Airbnb o Booking, comunicar a Hacienda las fechas de llegada y salida, el importe y la referencia catastral cada vez que se registra una reserva: «Todo queda digitalizado, y nos alegra porque supone un cerco a la ilegalidad y el fraude fiscal, pero somos el sector que más impuestos paga y que más controlado está».

La ampliación de los días de Feria contribuye a alargar la temporada alta y permite programar más vuelos que en años anteriores. El aeropuerto de Málaga, puerta de entrada de la mayoría de turistas, vuelve a ser el más transitado del verano en Andalucía, con este puente de agosto como el período donde se registra mayor actividad. Desde el miércoles y hasta mañana lunes hay programados 2.856 vuelos, con casi medio millón de asientos, frente a los 196 vuelos y 35.266 asientos que ofrece Sevilla, segundo destino de la comunidad. Hoy es el día con mayor concurrencia al estar previstos 495 vuelos en el aeropuerto de la Costa del Sol.

Pero no todo resulta idílico pese a los buenos datos turísticos. La feria vuelve a suponer un quebradero de cabeza para los residentes del casco histórico, como denuncia el presidente de la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo de Málaga, Alfonso Miranda: «En las zonas residenciales, el descanso es un derecho constitucional. La fiesta, sin embargo, no lo es, aunque parece que priman los intereses económicos de unos pocos». Miranda considera que el Ayuntamiento «no quiere controlar» la fiesta en el Centro pese al toque de queda municipal para apagar la música a las 18 horas: «Lo que se queda después es peor que lo que viene por la mañana».

También la precariedad de la mayoría del empleo estival es objeto de crítica por parte de los sindicatos. Aunque los empresarios defienden que los salarios y horarios están regulados por convenio, desde Comisiones Obreras sostienen que «no todos los negocios cumplen el convenio y en verano se acentúa la precariedad a través de jornadas maratonianas donde se trabaja a destajo y no se reconocen los dos días libres a la semana, sobre todo en la restauración».

Los datos de agosto prolongan el buen estado de salud del turismo en Málaga. Los hoteles de la ciudad recibieron 678.640 visitantes entre enero y junio que generaron más de 1,3 millones de pernoctaciones, un 7,8 por ciento más de estancias que en los mismos meses del año pasado. Andalucía, Reino Unido, Madrid, Alemania, Francia, Países Bajos e Italia son los principales mercados emisores en cuanto a volumen de pernoctaciones, según la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística. Durante la primera mitad del año, la estancia media fue de 1,93 noches, un 4,32 por ciento superior a la del mismo período de 2018, y el grado de ocupación ascendió al 75,97 por ciento. Por procedencia, el 37,71 por ciento del volumen de turistas fueron nacionales frente a los extranjeros, que representaron el 62,29 por ciento restantes. El segundo semestre mejorará previsiblemente estas cifras por el empuje de un verano «espectacular» para el principal motor económico de la ciudad.

La Costa saca pecho por su valoración y espera 7,3 millones de visitas

No sólo Málaga capital vive del turismo en la provincia. Los principales municipios de la Costa del Sol también disfrutan estos meses de su mayor afluencia. Marbella, Torremolinos, Benalmádena, Estepona, Mijas, Fuengirola, Rincón, Nerja y Vélez reciben a millones de visitantes que, especialmente en la franja occidental, elevan la ocupación hotelera por encima del 80 por ciento. A su favor, la Costa cuenta con la buena valoración que hacen sus visitantes. Según un informe elaborado por la Diputación, el destino malagueño supera a sus principales competidores en cuanto a precio y valoración de los clientes.

En junio de este año, el precio medio de la habitación doble estándar en la provincia de Málaga se situó en 153,10 euros y recibió una valoración media de 8,37 sobre diez. Le siguieron las categorías de una y dos estrellas, con 8,43 y 8,23, respectivamente, y de 4 y 3 estrellas, con calificaciones de 8,19 y 8,09, respectivamente. Respecto a los aspectos mejor valorados de la oferta hotelera en general se encuentran la limpieza, la ubicación y el trato del personal. Para elaborar este informe, Turismo Costa del Sol realizó un análisis entre casi 3.000 hoteles de Málaga, Algarve, Antalya, Islas Baleares, Costa Brava, Costa de la luz, Costa de Almería, Canarias y Costa Blanca, a la vez que estudió más de cuatro millones de registros. La Costa muestra una mayor competitividad con respecto a los otros destinos, en opinión de los usuarios, en limpieza (8,23), personal (8,43), confort (8,34), servicios ofrecidos (8,23) y calidad-precio (8,17). Se trata de las valoraciones más altas de todos los destinos analizados.

La provincia espera terminar el verano con 7,3 millones de visitas, lo que supondría un crecimiento del 3,2 por ciento respecto al año pasado. La Costa del Sol cuenta actualmente con unas 350.000 plazas de alojamiento, de las que más de 91.600 corresponden a hoteles, 9.000 a pensiones, 147.000 a viviendas con fines turísticos, 14.000 a viviendas turísticas de alojamiento rural, 60.000 a apartamentos turísticos, 16.300 a campamentos y 10.000 a casas rurales. La estrategia pasa ahora por elevar la calidad y el gasto turístico.