Málaga convertirá diez cabinas telefónicas en puntos de información turística

Imagen de archivo de una cabina con la tablet ya instalada. /SUR
Imagen de archivo de una cabina con la tablet ya instalada. / SUR

Prevé dotarlas de una tablet con un mapa microzonal, cargador USB y punto de conexión wifi para atender a residentes y a visitantes

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Ayuntamiento de Málaga quiere dar una nueva vida a las numerosas cabinas telefónicas en desuso que hay repartidas por el Centro. El uso habitual de móviles ha provocado que estos espacios se hayan quedado apenas como un recuerdo de tiempos pasados, por lo que el área de Turismo ha puesto en marcha un proyecto para convertirlos en punto de información turística y que ofrezcan un servicio complementario a las oficinas físicas.

La idea es que el en estos espacios el teléfono sea sustituido por una tablet con un plano microzonal en donde los visitantes y vecinos puedan consultar cualquier información relevante del entorno, como monumentos, horarios o puntos destacado de la ciudad. La instalación se completaría con un cargador de móviles y una conexión wifi a disposición de los usuarios. La ventaja sobre las actuales oficinas abiertas a pie de calle es que prestarían servicio durante las 24 horas y no sólo en un horario reducido como ocurre en la actualidad.

En la capital aún quedan unas 300 cabinas, de las que la mitad no emiten llamadas a diario

Presentado hace dos años en la Feria Internacional de Turismo de Fitur de Madrid, el proyecto se desarrolla en la actualidad de forma piloto en tres cabinas del Centro, aunque prevé ampliarse hasta una decena de forma inicial. Para ello el Ayuntamiento ya ha comenzado las conversaciones con Movistar, que es la propietaria de las instalaciones, para llegar a un acuerdo sobre su uso ya que las cabinas están ocupando actualmente un espacio en la vía pública. Las tres que ya están en funcionamiento de forma piloto se encuentran disponibles en la calle Molina Lario, en la plaza de la Merced y en la plaza de Félix Sáenz.

17 puntos en total

En Málaga hay actualmente unas 300 cabinas telefónicas, de las que la mitad no emiten ninguna llamada cada día, por lo que el objetivo es «poner en valor el mobiliario urbano en desuso». El proyecto se realiza en colaboración con la empresa i-Urban y el objetivo final es llegar hasta los 17 puntos de información en el entorno del Centro. Una vez que se ponga en marcha de forma completa, el objetivo municipal es poder exportar el modelo a otras ciudades de España. Este proyecto prevé ejecutarse a lo largo de este año, tiene un coste de 100.000 euros y será financiado con los fondos europeos Edusi.

Estas nuevas cabinas complementarían el servicio que ya ofrecen los seis puntos de información físicos que hay repartidos por toda la ciudad y que sólo atienden de forma genérica de 9 a 18 horas (salvo en periodos especiales que pueden abrir hasta las 22 horas). Los actuales se encuentran ubicados en la plaza de la Marina, en la Alcazaba, en el centro de recepción de visitantes Ben Gabirol (en la plaza de la Judería), en la estación de trenes Vialia, en el aeropuerto y en la terminal de cruceros.

En paralelo, el Ayuntamiento de Málaga también quiere poner en marcha otro proyecto novedoso que persigue la instalación de 'e-beacons' en los principales hitos histórico-culturales de Málaga. Las 'e-beacons' son dispositivos inalámbricos que emiten una señal de radio de corto alcance (hasta ocho metros de distancia) con tecnología Bluetooth y sirven para enviar información a los teléfonos móviles de las personas que pasen junto a ellos. La intención es instalar 53 dispositivos en señales turísticas para que los visitantes dispongan de información actualizada al momento (como el horario de los monumentos que tienen cerca). También incluido en los fondos Edusi, cuenta con un presupuesto de 15.000 euros.

Una vez implantado, este nuevo sistema no sólo podría utilizarse para lanzar información turística a los turistas, sino que se podría programarse para informar a los usuarios sobre información de movilidad o de servicio público durante la celebración de eventos importantes. De hecho, el Ayuntamiento de Sevilla ya probó el año pasado un sistema similar durante la Semana Santa para informar a los vecinos y visitantes sobre el paso de los tronos y las calles que había cortadas en cada momento. Este sistema también lo puso en marcha la empresa i-Urban.