El presupuesto 2019 echa a andar en Málaga a cuatro meses de acabar el año

El edil popular Carlos Conde hizo valer la estabilidad que supone para la ciudad la aprobación de las cuentas 2019./Félix Palacios
El edil popular Carlos Conde hizo valer la estabilidad que supone para la ciudad la aprobación de las cuentas 2019. / Félix Palacios

El equipo de gobierno en coalición, PP y Ciudadanos aprueban los 821 millones de euros de las cuentas, mientras que el PSOE y Adelante Málaga votan en contra

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

La comisión extraordinaria de Economía, previa al pleno de aprobación definitiva de presupuestos empezaba con mal pie cuando no dejaban entrar a la prensa apostada en la puerta del salón de plenos que iba a cubrir una sesión abierta y pública. En la citada comisión se adelantaba el debate sobre los presupuestos 2019, que finalmente se aprobaba de forma definitiva en el pleno extraordinario que se celebraba a continuación con los votos del equipo de gobierno en coalición, es decir los del PP y Ciudadanos, y el voto de la oposición en contra, PSOE y Adelante Málaga.

Con esta aprobación, el Ayuntamiento de Málaga empezará a gestionar desde hoy mismo, y cuatro meses antes de que acabe el año, los presupuestos 2019. Un total de 821 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 4% respecto a las cuentas del pasado ejercicio 2018, es decir 31 millones de euros más. De esta forma, dejan de estar prorrogadas las cuentas de 2018 y no son de aplicación las modificaciones presupuestarias aprobadas recientemente como la de la Gala de los Goya, de 1,4 millones de euros, que ya pasan a estar reseñadas en las nuevas cuentas.

El portavoz popular Carlos Conde hizo hincapié en la necesidad de que Málaga tuviese un presupuesto 2019 vigente; situación que hasta ahora no había sido viable por las reticencias en el pasado mandato del grupo municipal Ciudadanos. En la nueva etapa de gobierno en coalición, la estabilidad económica es uno de los objetivos que sellaron ambos partidos, PP y Ciudadanos, y que ayer ponían sobre la mesa con esta aprobación definitiva de las cuentas para 2019.

El portavoz socialista Daniel Pérez entró en las alegaciones a las cuentas realizadas por el comité de empresa de Urbanismo y la sección sindical del CCOO para manifestar que eran «un toque de atención» de que hay muchas cosas que no funcionan en la Gerencia. En esta línea, Pérez explicó que lo primero que no funciona es la ejecución del presupuesto, ya que el grado de ejecución en la Gerencia de Urbanismo del año 2018 era del 21% y el del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), del 18%, pasando a indicar que las inversiones reales del Ayuntamiento se habían quedado en un 31%. Por eso, el portavoz socialista puntualizó que su grupo municipal iba a votar en contra, y exigió que hubiera garantías suficientes en la provisión de puestos en la Gerencia de Urbanismo para que se hagan según una RPT (Relación de Puestos de Trabajo) con capacitación de méritos, una de las alegaciones al presupuesto 2019 (en este caso referente al Capítulo 1 de personal), que ha sido admitida a trámite.

Por su parte, el portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, argumentó que ya había hecho valer su negativa al presupuesto 2019 en la sesión plenaria de aprobación inicial y que la cuestión que se trataba, las enmiendas de la Gerencia de Urbanismo, entendía que se desestimaban por el equipo de gobierno del PP «en lo fundamental por razones de interpretación del derecho; cuestiones con las que no estamos conformes y con las que no coincidimos».

Finalmente, Conde, se vanaglorió de que por fin «habrá afortunadamente presupuestos 2019». En este punto hizo la broma de que Rajoy seguirá gobernando en 2020 con los presupuestos aprobados de Montoro en 2018 haciendo referencia a que en todo este tiempo el presidente en funciones Pedro Sánchez y su gabinete siguen gobernando con estas cuentas. Así, el concejal de Economía quiso hacer valer la importancia de la estabilidad de este nuevo gobierno de coalición.

No hizo la portavoz de Ciudadanos, Noelia Losada, uso de su turno de palabra, con lo que se entiende que mostraba su posición más institucional como miembro del equipo de gobierno.

Inversiones

En cuanto a las inversiones, el equipo de gobierno las ha incrementado un 3,9% con respecto a 2018, por lo que pasarían a ser, en el caso de que se ejecutaran en su totalidad, algo que no viene siendo habitual, 77,9 millones de euros. Además, hay una partida específica para planes de conservación en distritos, que llegará a los 6,3 millones de euros; 3,4 millones para varias actuaciones en los distritos, así como 427.000 euros para los polígonos industriales, que por aspectos contables ahora forman parte de los gastos corrientes.

Uno de los aspectos que ha mejorado la elaboración de estas cuentas es que el Ayuntamiento finiquitó el pasado 31 de diciembre de 2018 el plan de ajuste hasta 2020, hecho que ha sido posible gracias a los informes del Ministerio de Hacienda indicando que se habían alcanzado los objetivos previstos con la disminución de la deuda y la llamada estabilidad presupuestaria. El nivel de endeudamiento del Consistorio el pasado mes de marzo era del 66,37% ( 47,78 puntos por debajo del límite legal) es decir 400 millones de euros, incluyendo los préstamos hipotecarios de vivienda.

Con estos números, una de las medidas a tomar por el equipo de gobierno será la dedicar 108 millones de euros a gasto social y mejorar la partida para empleo público, ya que está previsto, según informa el Ayuntamiento, que se desarrollen ofertas de empleo con miras a alcanzar la máxima tasa de reposición, especialmente en los colectivos de policía y bomberos.

El tirón de orejas de Intervención a las jefaturas temporales que se eternizan

El equipo de gobierno tiene a su disposición una serie de puestos, 20 direcciones generales y 34 puestos eventuales, y en el caso de las jefaturas de servicio también se deciden por libre designación. Es decir, la estructura fundamental del Ayuntamiento es elegida directamente por el alcalde de Málaga Francisco de la Torre y su equipo.

Pero hay otras escalas de la función pública, jefaturas de sección y de negociado, que según la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), aprobada en noviembre del año pasado, debieran realizarse por concurso de méritos. Por estos motivos, y puesto que el documento, esencial para la clasificación de los empleados públicos en la estructura municipal ya está vigente, la Intervención General del Ayuntamiento ha hecho algunas observaciones en cuanto a la política de personal.

La primera es que en la plantilla aparecen plazas cubiertas de forma interina, algunas con más seis años de antigüedad, «con el consiguiente sinsentido que acarrea el no haberse cubierto de forma definitiva en un plazo razonable de tiempo». En esta línea, Intervención General subraya que lo mismo pasa con las comisiones de servicio (es decir, la cobertura de puestos de forma temporal y de forma excepcional), que como bien dice tienen un límite de dos años. Muchas de ellas se eternizan en el tiempo. De hecho, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) falló contra el Ayuntamiento de Málaga a finales de 2018 manifestando que «existe una desviación de poder en la conducta de la Administración pues una vez existen puestos que llevan más de quince años sin haberse ofertado por el sistema de concurso, son ofertados a través de comisiones de servicio, utilizando para ello una norma de cobertura para tratar de dar apariencia de legalidad».

La Intervención General recomienda que, una vez aprobada la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que «las nuevas coberturas sean definitivas» y que se use la comisión de servicio sólo en caso de urgencia y por un periodo máximo de dos años.