Las listas electorales, prueba de fuego para Ruiz Espejo

Ruiz Espejo junto a Lima en una visita a la agrupación de Antequera. /SUR
Ruiz Espejo junto a Lima en una visita a la agrupación de Antequera. / SUR

El PSOE inicia la próxima semana el proceso para configurar las candidaturas de las municipales con la incógnita sobre si se integrará a los sanchistas y dónde se ubicará a dirigentes que ahora dejan sus cargos en la Junta

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El PSOE de Málaga abrirá la próxima semana el proceso interno para configurar sus listas cara a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo, de la que saldrá la renovación de las corporaciones de los 103 municipios de la provincia y la Diputación. El calendario aprobado por la dirección federal establece que entre el 11 y 22 de febrero se deberán celebrar las asambleas locales (en el caso de la provincia son en torno a un centenar), donde para los municipios de menos de 20.000 habitantes se presentarán listas cerradas y en el resto, los afiliados podrán proponer a sus aspirantes.

En este punto cabe recordar que los cabezas de lista de las dieciséis grandes ciudades ya se eligieron en la primavera del pasado año y ahora sólo se deberán designar al resto de integrantes de la candidatura. Los días 15 y 16 de marzo, la comisión ejecutiva provincial deberá proponer la lista definitiva, que deberá ser dictaminada por la comisión provincial de listas y aprobada por el comité provincial en el caso de las pequeñas localidades. El último paso será a finales de marzo cuando el comité director del PSOE regional ratifique las listas de los municipios de entre 20.000 y 50.000 habitantes y el federal dé el visto bueno a las listas de las localidades con más de 50.000 habitantes.

La configuración de las candidaturas suele ser un proceso bastante intenso en los partidos políticos, que se tensionan internamente debido a los movimientos que se producen para posicionarse en un buen lugar en la lista. En el caso del PSOE de Málaga, en esta ocasión, concurren varias circunstancias que elevan la tensión de un procedimiento que será una prueba de fuego para el secretario general provincial, José Luis Ruiz Espejo, quien deberá hacer encaje de bolillos para mantener el equilibrio y la paz interna.

El primer elemento que deberá abordar la dirección provincial del partido es si hay o no integración de los sanchistas. Este grupo controla algunas agrupaciones como las de Cártama o Fuengirola, donde se deberá ver si en ese caso se incluye a los oficialistas. Los sanchistas se quedaron fuera de la candidatura provincial en las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre y su inclusión cara al 26 de mayo va a depender, según algunas fuentes consultadas de las directrices que se marquen a nivel andaluz por parte de la dirección liderada por Susana Díaz.

El otro elemento que aparece en el escenario político es dónde se ubicará a los socialistas que ahora deberán dejar sus cargos en la Junta y sus empresas y organismos dependientes después de que el PSOE haya perdido el gobierno andaluz. La cuestión ya no es sólo ir en la lista, sino ocupar un puesto que garantice la elección teniendo en cuenta la gran fragmentación del voto que se está produciendo en las últimas citas electorales.

En ese sentido y cara a ver cuál es su futuro, aparecen nombres relevantes como los de Mariano Ruiz Araújo, delegado de Economía y secretario general de la agrupación de El Palo en la capital; Javier Salas, delegado de Agricultura y secretario de la agrupación de Carretera de Cádiz; el histórico Francisco Fernández España, hasta ahora delegado del Gobierno; Patricia Alba, delegada de Educación; Cristóbal Fernández, exsecretario de Organización, quien en los próximos días dejará su cargo como consejero de la empresa Turismo Andaluz; o de Fuensanta Lima, vicesecretaria general del PSOE de Málaga, quien ha perdido su puesto como senadora por designación autonómica tras el nombramiento de Marisa Bustinduy.

Parlamento y Diputación

Precisamente el salto de Bustinduy de la política autonómica a la nacional con un escaño en la Cámara Alta ha venido a resolverle un problema a Ruiz Espejo, ya que la que fuera secretaria general del partido en Málaga deberá dejar su escaño en el Parlamento andaluz, donde será sustituida por Francisco Conejo –está previsto que tome posesión en el pleno regional que se producirá el 20 de febrero– y cuya inclusión en las listas para las municipales había generado recelos en algunos sectores.

Conejo dejará también en los próximos días la Diputación de Málaga, donde, según añadieron fuentes consultadas, será sustituido como portavoz por Antonia García. Precisamente y cara a las municipales, algunos de los integrantes de las listas locales irán buscando un puesto en la Diputación para los próximos cuatro años; una nueva clave que deberá afrontar José Luis Ruiz Espejo, quien en estos días está centrado en encajar el puzzle de las listas para lo que aprovecha las visitas que está girando a diferentes municipios y comarcas de Málaga.