«Hay justicia desde que los abogados luchan para conseguir que se respeten los derechos»

Hoet, Cremades y Lara, en el momento de la entrega del reconocimiento/Ñito Salas
Hoet, Cremades y Lara, en el momento de la entrega del reconocimiento / Ñito Salas

El letrado malagueño Javier Cremades se convierte en el primer español en recibir el premio al mejor jurista del año

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

El Colegio de Abogados de Málaga fue el escenario en el que ayer se celebró el acto de entrega del premio Jurista del Año, que concede la World Jurist Association y que poseen personalidades de la talla de Nelson Mandela. El galardonado fue el abogado malagueño Javier Cremades, que se ha convertido en el primer español en obtener este reconocimiento en la historia de este colectivo –que comenzó su andadura en Atenas en el año 1963–. Cremades transmitió su emoción por recibir el premio en su tierra y mostró su agradecimiento a todos los presentes.

El letrado, que ha llevado importantes casos relacionados con las preferentes, defendiendo a los usuarios, o por ejemplo el caso Madoff o Bankia, defendió durante su intervención la importancia del papel de los letrados en la sociedad: «No hay Justicia desde que hay jueces, sino desde que los abogados representan a una parte y tratan de conseguir que se respeten sus derechos».

El acto estuvo presidido por el decano de los abogados malagueños, Francisco Javier Lara; además del presidente de la citada asociación, Franklin Hoet; el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, Juan José Hinojosa; el catedrático Ángel Rodríguez, Cremades y su compañera del despacho Cremades & Calvo-Sotelo Ana Romero. Asimismo, se encontraban en el salón de actos numerosos representantes de la vida pública malagueña, como el director de SUR, Manuel Castillo.

En las palabras que ofreció, Cremades explicó que llegó al mundo del derecho «sin pasión». Hasta entonces había querido dedicarse al periodismo, la que consideraba que era la mejor profesión del mundo hasta que descubrió el derecho.

Rodríguez, que fue profesor de Cremades, describió al letrado como un alumno «inquieto, incluso atrevido»: «Simultaneaba sus estudios en Derecho con el periodismo, lo que le daba una visión de la realidad que le hacía destacar entre sus compañeros».

Cremades entendió desde un primer momento que la abogacía es una profesión de servicio a los demás. Así, insistió en que «los letrados contribuyen a que este mundo sea más justo y a que cada uno tenga lo suyo».

Se describió como un abogado de personas y no de casos. Además, criticó «el abuso de poder», demostrado en asuntos que ha llevado adelante, por ejemplo, contra las preferentes, en los que miles de familias vieron como sus ahorros se esfumaban.

Su forma de trabajar le ha llevado a obtener el reconocimiento de la asociación. En este sentido, Hoet recordó que este organismo se puso en marcha con el lema ‘La paz mundial bajo el imperio de la ley’, por lo que «justicia y paz» son el ‘leitmotiv’ del organismo en todas las acciones que desarrolla en los cinco continentes. Apuntó que este premio no se concede de manera regular sino ocasional, para reconocer los méritos de juristas destacados en la defensa de los derechos humanos.

El reconocimiento también le llega por parte de sus compañeros. Romero, que se incorporó al despacho de Cremades hace cinco años, dijo que su compañero les inspira para «unir excelencia e innovación en el trabajo, con una vocación de servicio a la sociedad».

Por su parte, Lara destacó la manera de enfocar el ejercicio de la profesión del homenajeado como un perfecto equilibrio entre tradición y modernidad. «La tradición, las buenas formas, la deontología y el buen hacer profesional no están reñidos con la aplicación de las nuevas tecnologías y con la transformación digital de los despachos», afirmó, al tiempo que agradeció al premiado que siempre tenga presente a Málaga y a su colegio de abogados.

 

Fotos

Vídeos