La Junta pide vigilancia arqueológica para todas las construcciones en Martiricos

Las plantas del bloque de 224 pisos de VPO de Martiricos ya han empezado a emerger. /Salvador Salas
Las plantas del bloque de 224 pisos de VPO de Martiricos ya han empezado a emerger. / Salvador Salas

La administración regional pide una evaluación ambiental para el encaje un urbanístico de una gran superficie comercial

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Espacio Medina, la promotora de la operación urbanística que ya está transformando la zona de Martiricos para levantar edificios de viviendas, oficinas y comercios y un parque que se extenderá sobre los suelos que ocuparon las naves de Citesa, sigue avanzando en los trámites para completar este desarrollo, aunque más lentamente de lo que esperaba. En mayo del año pasado, el Ayuntamiento aprobó de manera inicial una modificación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) que permitirá a la empresa encajar una gran superficie comercial en las plantas bajas de un edificio de oficinas que está previsto construir en la zona norte de la parcela que albergó el rastro dominical, frente al estadio de La Rosaleda. Sin embargo, en el trámite de esta modificación cursada por la Gerencia Municipal de Urbanismo, el expediente se ha topado con algunos reparos de la Junta de Andalucía.

Uno de ellos se ha evacuado desde la delegación provincial de la Consejería de Cultura, que ha emitido un informe desfavorable al cambio del PGOU propuesto porque no se recoge la necesidad de realizar una vigilancia arqueológica para la realización de nuevas construcciones en la zona de Martiricos. Este dictamen de Cultura viene motivado por el hallazgo de un alfar de la época romana que se encontró durante la excavación del edificio de 224 pisos de VPO que ya está emergiendo en el borde sur de los suelos de Citesa y que ha condicionado sensiblemente la distribución de los sótanos de este inmueble para respetar los restos arqueológicos descubiertos. Finalmente han sido documentados y ocultados bajo tierra a la espera de que puedan ser puestos en valor en el futuro.

El edificio de 224 VPO y ocho plantas de altura estará listo a principios del año que viene

Fuentes de Espacio Medina, formada por la compañía madrileña Espacio y Acinipo (Unicaja), señalaron que este reparo de Cultura se va a poder salvar sin problema ya que solo se trata de incluir en el documento de la modificación del PGOU la obligación de realizar una vigilancia arqueológica para próximas construcciones, pese a que esta zona no estaba calificada en el planeamiento como susceptible de contener estos restos.

No obstante, la Junta, en este caso la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, también ha emitido un informe en el que condiciona el cambio del Plan General que pretende la promotora a la realización de un trámite de evaluación ambiental simplificada porque supone una alteración de los usos previstos para estos suelos. Este procedimiento no previsto inicialmente por la empresa podría suponer una demora adicional de varios meses, unos tres o cuatro como mínimo, hasta que la modificación del PGOU pueda alcanzar la aprobación definitiva.

Venta de pisos

Con todo, las primeras obras para la transformación del sector de Martiricos ya están en marcha y «van a buen ritmo», según destacaron desde la promotora, una vez salvado el escollo que supuso la aparición de los restos de un alfar romano. Según señalaron, el 75% aproximadamente de los 224 pisos de VPO que están en construcción ya están vendidos, y está previsto que para principios del año que viene finalicen las obras del edificio de planta baja más ocho que los albergará.

Asimismo, sigue latente el interés de inversores por la construcción de las dos grandes torres de pisos de treinta plantas (126 metros de altura) con capacidad para 450 viviendas que están previstas junto al cauce del Guadalmedina en los suelos que ocupó el rastro dominical, y que podrían destinarse al régimen de alquiler. No obstante, la promoción de esas grandes torres depende aún de que se lleven a cabo los trabajos de reurbanización de todo el entorno, para los que la Gerencia Municipal de Urbanismo ha puesto en marcha un procedimiento de contratación.