Junta y Ayuntamiento de Málaga abren una nueva etapa de diálogo para el Guadalmedina

El Ayuntamiento prevé coser las márgenes con 'puentes-plaza'./SUR
El Ayuntamiento prevé coser las márgenes con 'puentes-plaza'. / SUR

El Gobierno andaluz pone sobre la mesa la necesidad de avanzar en la reforestación de la cuenca alta del río para reducir los riesgos

JESÚS HINOJOSA MÁLAGA.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, anunció el pasado día 1 de abril, en un foro organizado por SUR y Unicaja Banco, que el proyecto para la definitiva integración del cauce del Guadalmedina en la capital va a ser una de las prioridades del gobierno del PP y Ciudadanos en la Junta de Andalucía, y ayer empezó a materializarse esa promesa. El nuevo director regional de Planificación y Recursos Hídricos, el profesor titular de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Granada Fernando Delgado, viajó a Málaga para mantener una reunión con responsables de la Gerencia Municipal de Urbanismo en la que estos le expusieron, junto al delegado provincial de Medio Ambiente, Fernando Fernández, el resultado del proyecto elaborado por el Ayuntamiento para tramitar el plan especial del Guadalmedina y que se basa en el concepto de los 'puentes-plaza' como una fórmula para conectar las dos márgenes del río sin mermar su capacidad de desagüe.

Según pudo conocer este periódico, durante este encuentro de carácter técnico, el director de Recursos Hídricos puso sobre la mesa la necesidad de estudiar medidas que contribuyan a reforzar la seguridad de la actuación que se plantee para el río, y entre esas posibles actuaciones, además de cambios en el régimen de explotación de la presa de El Limonero, se encuentra la necesidad de acometer un proceso de reforestación de la cuenta alta del Guadalmedina que contribuya a reducir el riesgo de avenidas aguas abajo.

Cuestionado sobre este asunto, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, admitió que es una cuestión sobre la que «la Junta ha mirado para otro lado hasta ahora», por lo que se congratuló de que el nuevo Gobierno andaluz tome con interés las iniciativas que ya se han impulsado desde el ámbito local para alcanzar algún día el definitivo proyecto de integración del cauce.

Evaluación ambiental

Aunque algo más próximo, ese objetivo se antoja aún un tanto lejano en el tiempo por la compleja tramitación previa que requiere. Así, antes de la aprobación inicial del documento del plan especial por parte del Ayuntamiento -expediente que todavía no ha sido elaborado del todo- requiere pasar por un proceso de evaluación ambiental estratégica que, en el caso de ser ordinaria, requiere un plazo mínimo de seis meses, si bien puede alargarse hasta un año o más. Una vez que se supere este filtro ambiental, para el que resulta clave la colaboración del Ejecutivo andaluz, comenzaría la tramitación como tal del plan para el Guadalmedina, cuya validación depende del pronunciamiento vinculante de la Junta al tener las competencias en materia hidraúlica. No obstante, se ha abierto una nueva etapa de diálogo entre administraciones que favorecerá este proceso.