El juez envía a prisión a la presunta parricida de La Unión

Los hechos sucedieron en la casa de los padres de la detenida. /SUR
Los hechos sucedieron en la casa de los padres de la detenida. / SUR

La mujer, que dice que en ocasiones escucha voces, ha contado que aquella noche estaba viendo la televisión, se quedó dormida y que ya no recuerda nada más

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

El Juzgado de Instrucción número 11 de Málaga ha ordenado este jueves el ingreso en prisión de la mujer detenida inicialmente por matar a golpes a su padre y apuñalar a su madre. Con el avance de las pesquisas, los agentes de la Policía Nacional que se encargan del caso la investigaron también por, supuestamente, intentar matar a sus dos hijos, ambos menores de edad, que se encontraban en el interior de la vivienda cuando ocurrieron los hechos.

La mujer de 45 años de edad ha sido puesta durante la mañana a disposición judicial. El juez, en funciones de guardia, la ha enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza, investigada por un delito de homicidio consumado y otros cuatro homicidios en grado de tentativa, según han informado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Tal y como avanzó el delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, sobre los motivos del suceso, «parece que se confirma que se trató de un brote psicótico». De hecho, desde el juzgado se ha solicitado a Instituciones Penitenciarias su reclusión en un establecimiento adecuado para personas que padecen problemas de salud mental, como lo reflejan los informes preliminares.

Más información

En el marco de esta causa, que llevará el Juzgado de Instrucción número 7 de Málaga, fue imposible tomarle declaración en comisaría a la sospechosa debido a su estado, según su letrado Manuel Rincón, de Rinber Abogados. Donde sí ha comparecido ha sido en el juzgado. Fuentes judiciales han manifestado que ha relatado que estaban todos viendo la tele, que se quedaron dormidos y que ya no recuerda nada más. Ha reconocido que en ocasiones escucha voces, y que no sabe cómo llegó hasta el lugar en el que fue hallada tras la muerte de su padre.

La voz de alarma del suceso la dio durante la madrugada del pasado martes uno de los hijos de la arrestada, que dormía en una de las habitaciones del piso de sus abuelos. El menor se despertó sobre las seis de la mañana por el fuerte olor a gas que había en la vivienda y fue a la cocina a cerrar la llave. En el salón se encontró a su abuelo, que yacía en el suelo.

Por la posición del cuerpo del fallecido, todo apunta a que lo atacaron de forma sorpresiva cuando estaba sentado en el sofá frente a la tele, dormido o a punto de dormirse. El hombre, de 71 años, murió a causa de los golpes que recibió en la cabeza producidos, según las pesquisas, por un objeto contundente. La policía considera presunta autora del crimen a la hija.