Juan Jesús Martín Jaime: «La falta de saneamiento y la disminución de predadores aumenta el número de medusas»

Juan Jesús Martín, en la terraza del Museo Alborania, en el muelle dos, que es un buen lugar para conocer cómo funciona el mar que baña nuestras costas./Pilar R. Quirós
Juan Jesús Martín, en la terraza del Museo Alborania, en el muelle dos, que es un buen lugar para conocer cómo funciona el mar que baña nuestras costas. / Pilar R. Quirós

El biólogo y socio fundador del Aula del Mar subraya que se podría poner en marcha un plan para que los marisqueros retirasen las medusas del rompeolas, máxime ahora que tienen la flota parada por marea roja

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El Aula del Mar está a punto de cumplir tres décadas de vida, y ahora lo hace a lo grande, con una veintena de empleados en el museo del Mar de Alborán, Alborania, en el muelle dos del Puerto de Málaga. El biólogo y socio fundador Juan Jesús Martín reflexiona de forma didáctica sobre la invasión de medusas que está viviendo la costa malagueña este verano y las posibles medidas a tomar para poder frenar que haya otras plagas que nos arruinen muchos días de verano, máxime teniendo en cuenta que Málaga vive su temporada alta y que nuestro destino es eminentemente turístico.

¿Cómo va el verano marino? ¿Debemos seguir preocupados por las medusas?

–Este año, a diferencia de los anteriores, los enjambres de medusas han sido mucho más concentrados. El hecho es que el hábitat de las medusas es alta mar, pero hay una producción altísima de medusas que llegan a nuestras costas.

¿Por qué llegan tantas a la costa?

–Se ha roto el equilibrio depredador/presa. Cuando las medusas son larvas son parte del plancton;cualquier pez pelágico se las come. Como éstos, boquerones, sardinas y jureles han disminuido drásticamente en el mar de Alborán no tienen depredadores naturales y esto produce que se puedan convertir en plaga. Cuando las especies de medusas de mayor tamaño llegan a adultas, el único predador que tienen es la tortuga marina, y también su número es muy inferior al deseable. Las medusas son animales muy primitivos y no tienen capacidad de movimiento por sí mismas. Su forma de moverse es dejarse llevar por las corrientes y de esta forma llegan al rompeolas, donde se van concentrando y se forma lo que llamamos el enjambre de medusas. Este año se han recogido toneladas de medusas 'Pelagia noctiluca' o clavel de mar.

Medusas

'Pelagia noctiluca'
Es la medusa que llega este año por toneladas al rebalaje. Aunque es propia del Mediterráneo, no era habitual en nuestras costas, por eso Martín estima que debería realizarse un estudio concienzudo para saber por qué ahora se reproducen con más profusión.
¿Qué hacer ante una picadura?
Si se sufre una picadura de esta especie o de cualquier otra medusa, lo primero es lavarse la picadura con agua del mar para evitar que se hinchen sus células y se dispersen. Después, para evitar el dolor, hielo dentro de un pañito 5-10 minutos. Ysi se es alérgico a su picadura, vaya a un centro de salud para que le suministren un antihistamínico.

¿Pero es muy curioso que hayan llegado a muchas playas al mismo tiempo?

–No han llegado a todas las playas a la vez. De hecho hay una aplicación móvil que hemos desarrollado con la Diputación, Infomedusas, que en tiempo real le dice al usuario la probabilidad de encontrar medusas en la playa a la que quiera dirigirse. La gente colabora dando información y subiendo fotos de forma instantánea.

Entonces, ¿la llegada masiva de medusas es sólo por falta de predadores o hay más motivos a tener en cuenta?

–La falta de predadores y también la contaminación orgánica. A ver, la falta de saneamiento provoca una menor biodiversidad en el mar. Cuando no depuramos las aguas residuales y las enviamos al mar, el agua se enturbia y dificulta la penetración de la luz. En aguas limpias, la luz, que es la que genera la vida, penetra hasta los 100 metros de profundidad. Solo donde llega la luz, las algas y plantas marinas son capaces de realizar la fotosíntesis. Con las aguas turbias, como en Málaga, se limita la vida vegetal en zonas más profundas. Y todo esto repercute en la cadena trófica. Se han visto imágenes de medusas mezcladas con peces. Cuando las medusas son adultas también comen pececillos;con el veneno los paralizan y los engullen. Es decir, ellas se convierten también en predadores.

«Es incomprensible que tengamos carreteras, AVE, aeropuerto y sigamos sin depurar nuestras aguas» sobre el saneamiento

Parece obvio que esto también debe incidir en la pesca.

–Claro, todo es una cadena. Los pescadores se quejan también de un menor número de capturas. Por eso, analizando la invasión de medusas que hay este año, no estaría mal poner en marcha un plan con los marisqueros, que son los que pescan coquinas a poca profundidad, para que por la mañana temprano, antes de empezar su trabajo, se dediquen a retirar todas las medusas que encuentren en el rebalaje. De alguna forma les compensaríamos.

Hablando de los marisqueros, volvemos a tener marea roja por biotóxinas DSP(diarréica)y PSP(paralizante) por lo que no se podrán consumir moluscos bivalvos pescados en el litoral de Málaga por el cierre de los caladeros.

–Las mareas rojas son imprevisibles. No se sabe por qué las microalgas que la producen, los dinoflagelados, sufren un boom enorme. Son los moluscos bivalvos los que al filtrar el agua y alimentarse de estas microalgas, pueden acabar siendo peligrosos para el ser humano, aunque para ellos no es dañino.

Los pescadores, una vez más, lo achacan a la falta de saneamiento en el litoral.

–Lo cierto es que no está claro por qué se produce este boom. El Instituto Español de Oceanografía lo está investigando y todavía no hay resultados concluyentes. Por eso, entiendo que aún más ahora que no pueden faenar deberían dedicarse a recoger de la primera línea de costa los enjambres de medusas.

«La ascensión de agua del fondo del mar en Málaga hace que sea más atlántica que mediterránea» mar de alborán

Siempre pensando en los pescadores. Hay muy pocos biólogos que le tengan tanto aprecio como usted.

–Claro que sí. A nosotros los pescadores siempre nos han ayudado. Durante 23 años estuvo el Aula del Mar en la antigua Cofradía de Pescadores porque ellos nos la cedieron. Estamos agradecidos a un sector con el que siempre hemos colaborado de forma activa. La inmensa mayoría de los pescadores, a excepción de los furtivos, son honrados. Son los que más saben de la mar, son los primeros defensores de la mar. Es muy común que cuando suban con las redes una tortuga herida o se la encuentren la lleven en cubierta hasta que nos la traigan para recuperarla.

Volviendo a las medusas, que tantos quebraderos de cabeza nos están dando este verano provocando incluso que se cancelara la 59.º travesía a nado del puerto de Málaga, una prueba que se celebraba de forma ininterrumpida. La 'Pelagia noctiluca', la culpable, no era habitual hace algunos años en estas costas, y se está volviendo una visitante molesta y desagradable. ¿Por qué?

–Es cierto. Hace años no era común. Sería importante hacer una investigación de por qué ahora se reproducen con más profusión, pero lo cierto es que sí son habituales del Mediterráneo.

¿Tiene que ver su aparición con la subida de las temperaturas en el mar en verano?

–Las medusas son animales muy primitivos, que están todo el año en el litoral, pero con nosotros, obviamente, sólo interactúan en verano. Que lleguen más no tiene nada que ver con la subida de las temperaturas. Hay un bulo de que cuando el agua está caliente es cuando más medusas hay, y no es determinante. De hecho, en Málaga, el agua está más fresquita que el resto del Mediterráneo.

«Se ha demostrado que es muy perjudicial para el mar. Marruecos ha prohibido las bolsas de plástico» plásticos

¿Y a qué se debe que el agua de Málaga tenga temperaturas más bajas que el resto del Mediterráneo?

–El mar de Alborán es una mezcla de corrientes atlánticas y mediterráneas, que crean unas corrientes en espiral, que producen unos afloramientos de agua de las profundidades. Por eso, el agua de Málaga es más atlántica que mediterránea. La ascensión de agua de las profundidades se produce con mayor fuerza cuando sopla el terral.

¿Qué curioso, no? ¿Tiene que ver con el régimen de este viento?

–Efectivamente. El terral, que viene del interior, de la tierra, del norte, aleja el agua de la superficie del mar, que es reemplazada por agua de profundidad, y por eso cuando hay terral el agua está como un cubito de hielo. (Se ríe). Este viento también aleja a las medusas de la costa.

-¿Y qué vientos, entonces, son los más propicios para la llegada de medusas?

–El viento más propicio para traer medusas a la costa es el viento de levante flojo, es decir ese día maravilloso de playa, pues es el más propicio para que vengan las medusas. Un contrasentido, ¿no? (Se ríe). El poniente, sin embargo, las aleja también un poquito de la costa. Y el terral es implacable: se las lleva.

¿Cómo es la biología de la 'Pelagia noctiluca' y cómo se debe actuar de sufrir una picadura de ella?

–La 'Pelagia noctiluca', también llamada clavel de mar, es una medusa de 5-6 centímetros en estado adulto. Si sufrimos una picadura, lo primero que tenemos que hacer es lavarla con agua de mar. ¿Por qué? En agua dulce se hinchan sus células y el veneno se dispersa, así que el agua marina es esencial para limpiar la picadura. Después, para evitar el dolor, lo mejor es poner hielo, pero no directamente sobre la piel, sino dentro de un pañito durante unos cinco o diez minutos. En el caso de que el afectado sepa que es alérgico a las picaduras de medusas debe dirigirse a un centro médico donde le pondrán un antihistamínico.

Hablando de la falta de saneamiento, convendría recordar que hace días que la UE multó a España por este motivo. La provincia de Málaga es de las que tiene más municipios sin depuración como son Nerja, Estepona, Alhaurín el Grande y Coín. Después de décadas hablando del saneamiento y la importancia que tiene para una ciudad costera como Málaga, ¿cómo podemos caer en este error?

–Fíjate, la directiva para el saneamiento de los municipios con más de 100.000 habitantes fijaba el año 2000 como tope para hacerlo. Desde 2001 a 2018 mira si han pasado años y seguimos haciendo las cosas mal. Málaga vive del turismo y no puede permitirse la falta de saneamiento de sus aguas, que debería ser na prioridad máxima. Es incomprensible que tengamos carreteras, AVE, aeropuerto, etc, pero nuestro máximo atractivo, el mar, lo descuidemos. El río Guadalhorce, donde vierten varios municipios del valle, desemboca en el mar, donde distribuye los contaminantes de los pueblos que no tienen saneamiento. Hay un ejemplo de contaminación en el mar ahora, que nos preocupa a todos, que es la contaminación por plásticos. Hace unos diez años, la mayoría de las tortugas llegaban heridas por anzuelos y ahora todas se ingresan por haber ingerido plásticos, que confunden con medusas, que es su alimento básico. Pero ahí no queda la cosa, el plástico también puede llegar a nuestras mesas. Ahora cuando vemos el microplacton en el mar observamos que está mezclado con microplásticos. Un mejillón adulto filtra unos 100 litros de agua al día. Ellos se alimentan de microalgas, pero al lado de las microalgas están los plásticos, así que también los filtra. Igual que los grandes peces, atunes o peces espada acumulan plomo u otros metales pesados, los moluscos también pueden acumular plásticos. Y por ende también pueden sufrir este problema las coquinas, las almejas, etc. Los plásticos tienen químicos que pueden ser perjudiciales para la salud. De hecho, el plástico es un derivado del petróleo. Se ha demostrado que es peligrosísimo para el medio ambiente, y para el mar, sobre todo.

¿Qué podemos hacer para evitar que llegue el plástico al mar?

–Marruecos ya ha prohibido la venta de bolsas de plástico. Y se puede perfectamente. Cuando nos duela el bolsillo de comprar una bolsa que no sea de usar y tirar, la llevaremos cuando vayamos a comprar algo. ¿Se acuerda de los envases retornables, que los llevábamos y salía a mejor precio el refresco? Habrá que volver a esos sistemas efectivos. Hay que evitar comprar sobreempaquetado, la compra a granel, la más primitiva, es la mejor porque no abusa de los plásticos.

Pilar R. Quirós
¿Qué se debe hacer para no esquilmar la costa?

El biólogo del Aula del Mar Juan Jesús Martín se muestra preocupado por el uso que hacen los bañistas de la primera línea de costa y cómo puede afectar a la fauna, algunas especies protegidas y en peligro de extinción.

–Denos consejos para que, como bañistas, no esquilmemos la fauna costera.

–Primero, hay que pensar que cuando sopla el viento, cualquier residuo puede acabar en el mar, por eso es importante recoger nuestros residuos cuando nos marchamos de la playa, para que bolsas, etc no acaben en el mar. Otra de las cuestiones sobre la que incidimos a nuestros visitantes del museo Alborania (en el muelle 2) es que cuando se aburran no deben dedicarse a coger cangrejitos con un cubito. La razón es muy sencilla:el cangrejito acabará muerto en nuestro cubito y así en centenares de cubitos a lo largo de la costa. Cuando acaba el verano no quedará ninguno porque hay fauna específica que sólo vive en el rompeolas;no puede vivir a más profundidad. Hay otra especie endémica de Málaga, la lapa 'Patella ferruginea'. Está en peligro de extinción, tanto como el lince ibérico. Actualmente sólo se encuentran una veintena de ejemplares en el litoral. La lapa es otro de los animales marinos que nos dedicamos a arrancar con los niños en las rocas;y este tipo de acciones deberíamos de desterrarlas ya porque son muy dañinas con el hábitat marino, que además sobrecargamos en verano con el uso de las playas.

–¿Volverán las coquinas algún día a la arena del rompeolas?

–Mientras sigamos regenerando artificialmente con arena las playas las coquinas que viven en el rebalaje no podrán sobrevivir porque las enterraremos y las mataremos. Por eso, debemos evitar seguir construyendo paseos marítimos de hormigón en el litoral, que son los que rompen la  dinámica marina. La arena rebota en ellos y se dispersa en el fondo del mar, por eso hay que regenerar las playas. Paseos marítimos como el de la senda litoral, de madera, perfecto, pero nada de hormigón, por favor. Las llamadas coquinas guarreras, 'Donax trunculus' están en las playas que no han sido regeneradas con arena, que no diremos cuáles son para no animar a su búsqueda.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos