Juan Cassá se queda fuera del gobierno de coalición de la Diputación de Málaga

Cassá./SUR
Cassá. / SUR

Juan Carlos Maldonado, de Ciudadanos, y los populares Margarita del Cid, Francisca Caracuel y Natacha Rivas serán los cuatro vicepresidentes de la institución provincial

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Juan Cassá no tendrá ninguna responsabilidad de gestión en el gobierno bipartito de PP y Ciudadanos en la Diputación de Málaga. El presidente de la institución provincial, el popular Francisco Salado, ha presentado esta mañana el organigrama del equipo de gobierno donde no aparece el concejal de la capital, que, según algunas fuentes consultadas, se quedará como portavoz de la formación naranja.

Cassá mantiene diferencias políticas con su partido y ello explicaría que no haya asumido ninguna delegación de gobierno, según algunas fuentes consultadas. El acuerdo entre el PP y Ciudadanos establecía que la formación naranja se quedaría con la vicepresidencia primera y las áreas de Desarrollo Económico y Sostenible (incluye Sabor a Málaga y Málaga de Moda), la de Empleo y Formación y la de Educación, Juventud y Deporte (done se integran las relaciones con la Universidad de Málaga, el programa Málaga Bilingüe, los consorcios de la UNED y el Centro Principia, las relaciones con los clubes deportivos y las infraestructuras deportivas). Juan Carlos Maldonado, compañero de partido de Cassá y exalcalde de Mijas, será quien asuma esa vicepresidencia y esas cuatro áreas.

Además de Maldonado, la Diputación de Málaga tendrá en este mandato, otros tres vicepresidentes, que son Margarita del Cid, Francisca Caracuel y Natacha Rivas. Del Cid y Rivas son personas del núcleo duro de la dirección provincial del PP que lidera Elías Bendodo.

De Francisco Salado, presidente de la institución, dependerán la empresa Turismo y Planificación Costa del Sol, la Oficina de Atención a los alcaldes y la delegación de Presidencia (Gabinete, Comunicación y Protocolo).

Margarita del Cid será la vicepresidenta segunda de la que dependerán la Fundación Málaga Desarrollo y Calidad (Madeca) y estará al frente del área de gestión económica y administrativa que coordina las delegaciones de: Economía, Hacienda y Administración Electrónica, al frente de la cual estára Manuel López Mestanza; Fomento e Infraestructuras, que incluye el Programa de Fomento del Empleo Agrario (PFEA), donde repite Francisco Javier Oblaré que será también el portavoz del grupo del PP; Gestión en Recursos Humanos y Servicios Generales, con Juan de Dios Villena al frente; Atención al Municipio, a cargo de María Salomé Hidalgo. De esta Delegación dependerá también el Patronato de Recaudación Provincial; Desarrollo Tecnológico y Recursos Europeos, que dirigirá el diputado Juan Álvarez y que incluye el Consorcio Provincial de Residuos; Medio Ambiente, Turismo Interior y Cambio Climático, que gestionará los programas ambientales, el Caminito del Rey, la Senda Litoral, la Gran Senda y el Consorcio Provincial del Agua y que dirigirá Cristóbal Ortega.

Francisca Caracuel repite como vicepresidenta, en este caso tercera, y tiene asignada la Delegación de Relaciones Institucionales, Transparencia, Gobierno Abierto y Responsabilidad Social Corporativa.

La vicepresidencia cuarta la ocupará Natacha Rivas, quien coordinará el Área de Ciudadanía y Atención al Despoblamiento del Territorio, que engloba las siguientes delegaciones: Innovación Social y Despoblamiento, que incluye el centro La Noria y la Estrategia provincial contra el Despoblamiento y que asumirá la propia Rivas; Seguridad y Emergencias, que integra al Consorcio Provincial de Bomberos, con el diputado Manuel Marmolejo al frente, Servicios Sociales, Familia y Centros Asistenciales con María Esperanza González al frente; Mayores, Tercer Sector y Cooperación Internacional, a cargo del diputado Francisco José Martín; y Cultura, que incluye el centro La Térmica, el Boletín Oficial de la Provincia y Asuntos Taurinos, donde repite Víctor González; e Igualdad, dirigida por la diputada Lourdes Piña.

Francisco Salado ha destacado que la nueva estructura se articulará en torno a tres ejes prioritarios: el desarrollo económico y la generación de empleo en la provincia, la eficiencia y modernización de la gestión de los recursos y servicios de la institución y las políticas sociales, con especial incidencia en la lucha contra la despoblación en los municipios del interior.

La Diputación de Málaga contará con un organigrama «diseñado para dar una respuesta más ágil a las necesidades de la provincia y para afrontar con garantías los retos que se nos plantean en los próximos años».

«La Diputación de Málaga se ha convertido en los últimos ocho años en un referente de buena gestión, en el modelo a seguir para todas las diputaciones. Queremos seguir liderando el desarrollo económico y social de Málaga, seguir siendo pioneros con nuestras iniciativas y proyectos y defender los intereses tanto de la provincia en su conjunto como de los 103 municipios que la forman. Ese es nuestro objetivo y para cumplirlo la nueva Diputación va a contar con una estructura más operativa y más cercana a los ayuntamientos y a los ciudadanos», ha explicado el presidente sobre el nuevo organigrama provincial.