Juan Barco paraliza en el último momento el desahucio del Museo Taurino

Vista de la fachada del edificio que acoge el Museo Taurino./SUR
Vista de la fachada del edificio que acoge el Museo Taurino. / SUR

Presenta un recurso contra el decreto de la Diputación y recurrirá al Supremo la sentencia del TSJA. La institución provincial suspende el desalojo por «prudencia y para dar garantías»

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

A las 9 de la mañana estaba todo preparado en la plaza del Siglo en el Centro de Málaga capital para el desalojo forzoso del Centro de Arte de la Tauromaquia-Colección Juan Barco, ubicado en un edificio propiedad de la Diputación. Sin embargo, Barco ha paralizado en el último momento el desahucio al personarse a las puertas del inmueble junto a su abogado para anunciar la presentación de un recurso de reposición contra el decreto del presidente de la institución provincial, Francisco Salado -amparado por una sentencia que no es firme del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que será recurrida ante el Tribunal Supremo- para entrar en el inmueble y proceder, bajo las garantías de un juzgado, a cumplir el acuerdo plenario de abril de 2017 de rescisión del contrato con el empresario extremeño por impago del canon y de los recibos de electricidad, agua e IBI, así como los gastos de demora, que ascienden a unos 400.000 euros.

Hasta el edificio que alberga el Museo Taurino inaugurado en 2015, se personó una amplia delegación de funcionarios de la Diputación de Málaga encabezada por la secretaria general y en la que también figuraban la secretaria adjunta, el tesorero, la jefa de la asesoría jurídica, así como empleados de las áreas de arquitectura y mantenimiento, así como efectivos de la Policía Nacional y Local y un cerrajero. A ellos se unieron Barco y su abogado, quienes anunciaron que presentarían un recurso de reposición contra el decreto (fue presentado unas horas después) y estudian presentar, puesto que aún están en plazo, un recurso de casación contra la sentencia del TSJA, según explicaron fuentes consultadas. Ante esta situación y la advertencia de los servicios jurídicos del empresario de que si se procedía al desalojo forzoso se podría incurrir en presuntas responsabilidades penales, la Diputación decidió suspender el desahucio «por prudencia hasta estudiar el recurso de reposición, para dar garantías tanto al empresario como a los funcionarios de la Diputación y para evitar dilatar judicialmente más tiempo esta situación», según fuentes consultadas de la institución provincial.

En el recurso de reposición presentado por Juan Barco contra el decreto firmado por Francisco Salado, y al que tuvo acceso este periódico, aduce que la sentencia del TSJA no es firme, que va a presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo para el que aún se encuentra en el plazo de treinta días para hacerlo y que en consecuencia la Diputación «carece de la necesaria habilitación legal» para proceder al desalojo del edificio. Por ello pide la suspensión cautelar del decreto que ordenaba el desahucio.

A este respecto, las fuentes consultadas por SUR en la institución provincial, explicaron que se estudiará el recurso y en los próximos días se emitirá una resolución. Mientras tanto, se vuelve a retrasar el desalojo del edificio, un proceso que lleva dos años en marcha.

Recientemente, Juan Barco fue condenado judicialmente por estafa al no pagar una parte de la fiesta de inauguración de este museo, un cóctel que se celebró en el hotel Málaga Palacio, donde también pernoctaron una parte de los invitados (toreros, ganaderos o empresarios). El Juzgado de lo Penal número 6 de Málaga condenó a Barco a un año y cinco meses de prisión por un delito de estafa y le sanciona a indemnizar al mencionado establecimiento hotelero con la cantidad que le adeuda desde hace cuatro años y que asciende a 12.829,50 euros.