Detienen a un joven acusado de apuñalar a otros dos tras tropezar con él en el Centro de Málaga

Imagen de archivo del Puente de Armiñán, donde sucedieron los hechos.

En el suceso también fue arrestado el hermano del presunto autor de la agresión oculto en el cauce del río Guadalmedina

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Mientras las procesiones recorrían el Centro de Málaga, un impresionante dispositivo de la Policía Local se desplegaba a escasos metros de la Tribuna de los Pobres. Arrestaban a un joven como sospechoso de haber apuñalado a otros dos sin motivo alguno, simplemente, después de haber tropezado con él cuando caminaban por la calle, según han informado desde el citado cuerpo de seguridad, cuyos agentes acabaron deteniéndole acusado de intento de homicidio.

Los hechos han tenido lugar en la madrugada de este martes en el Puente de Armiñán. Sobre las 01.00 horas se produjo la trifulca en la que, presuntamente, el detenido, un joven de 23 años, utilizó un arma blanca para asestarle una puñalada en el lado izquierdo del pecho a una de las víctimas, y otras dos en el costado derecho a la otra.

Fueron los ciudadanos los que alertaron de lo que había pasado avisando a dos policías locales, que prestaban servicio en motocicleta dentro del dispositivo de seguridad de la Semana Santa de Málaga. Mientras uno de los agentes atendía a uno de los jóvenes apuñalados, su compañero emprendió la persecución con su motocicleta policial de uno de los individuos que huían del lugar, siguiéndolo por las calles Puente de Armiñán y avenida Doctor Gálvez Ginachero, terminando, tras cruzar un parque, por darle alcance en avenida Arroyo de los Ángeles.

Acto seguido se personó en el lugar un testigo de los hechos que se identificó como Guardia Civil, que se encontraba fuera de servicio. Fue éste quien le corroboró al policía local que el individuo que había interceptado acababa de apuñalar a dos jóvenes, ambos de 19 años de edad.

Con los servicios sanitarios en camino, varios testigos se acercaron hasta el policía que se había quedado auxiliando a uno de los heridos y le avisaron de que otro de los supuestos implicados en la reyerta estaba huyendo por el cauce del río Guadalmedina. Desde el cuerpo de seguridad indicaron que el agente pudo ver a un varón vestido de negro que corría pegado a la pared que daba al Parque de Bomberos, en dirección norte.

Rápidamente avisó por radio a sus compañeros y ofreció las características del sospechoso. Varias dotaciones de la Policía Local comenzaron a buscarle, siguiendo las indicaciones de su compañero y de los ciudadanos que les señalaban la dirección de huida.

Los agentes entraron en el cauce del río y emprendieron una veloz persecución del individuo, al que, a pesar de tenerlo a unos 200 metros de distancia, no perdieron de vista en ningún momento. Observaban cómo el sospechoso se caía en varias ocasiones debido a la dificultad del terreno y a la altura de la maleza, que en algunos puntos llegaba al metro.

Desde la Policía Local han explicado que, haciendo en todo momento caso omiso a las indicaciones de los agentes para que detuviese su marcha, el sospechoso se escondió entre los arbustos cuando se percató de que uno de ellos le iba a dar alcance. En concreto, fue localizado por un policía local de la Unidad Canina del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) a unos 800 metros del lugar del que se inició la persecución.

Mientras el agente le pedía que mostrara sus manos, el sospechoso no le hizo caso y se levantó por sorpresa con la intención de continuar con la huida, según han indicado las mismas fuentes, quienes han precisado que el policía local tuvo que derribarlo para detenerlo con sus compañeros, resistiéndose en todo momento a la acción policial.

El sospechoso resultó ser el hermano mayor del joven detenido anteriormente, de 25 años de edad. Fue arrestado como presunto copartícipe en los hechos, además de supuesto autor de los delitos de desobediencia y resistencia a agentes de la autoridad, siempre según han indicado desde la Policía Local.

En cuanto a los jóvenes heridos, uno de ellos se desplazó en un taxi hasta el Hospital Civil y fue dado de alta poco después de ser atendido de lesiones de arma blanca. El otro, con una herida en el costado, fue trasladado hasta el Carlos Haya, donde ingresó en urgencias sin que se temiera por su vida.

Desde el cuerpo de seguridad han querido hacer constar que, al producirse fuera de la zona destinada a los recorridos procesionales, los hechos no afectaron al desarrollo de las procesiones.

Temas

Sucesos