Javier Frutos: «El equipo de gobierno puede hacer que volvamos 15 años atrás si aplica el ZAS»

Frutos defiende que hay que actualizar la actual zonificación acústica. /Francis Silva
Frutos defiende que hay que actualizar la actual zonificación acústica. / Francis Silva

Los hosteleros alertan de que la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas provocará la eliminación de las terrazas en un centenar de calles

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Los bares y restaurantes de la ciudad viven estos días uno de los momentos más delicados de su historia reciente. La aprobación inicial de la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas en 98 calles del Centro y cinco de Teatinos, lo que conllevaría entre otras medidas una moratoria sobre la apertura de nuevos negocios, les ha obligado a sacar el hacha de guerra hasta el punto de anunciar movilizaciones. El presidente de la asociación Málaga Hostelería, Javier Frutos, denuncia que la zonificación acústica sobre la que se basa esa norma está obsoleta y alerta de que su aprobación definitiva supondría la pérdida de las terrazas y de numerosos puestos de trabajo.

¿Por qué se ha llegado hasta este punto tras tantos años de reuniones entre todas las partes?

–Porque el Ayuntamiento no es capaz de aceptar que la zonificación acústica de la ciudad no está actualizada. Para conocer si hay un problema y dónde está hay que contar con datos adecuados a la realidad, y los nuestros son del año 2007. Desde el principio hemos defendido que hay que realizar una nueva zonificación, pero en esta última época se añade el nuevo decreto de la Junta de Andalucía, que hace incompatible la posibilidad de poner terrazas en vía pública en zonas que sean declaradas ZAS. Hemos llegado a un punto en donde el problema es el modelo de ciudad y hay que ser un poco más serio que el hablar bajito del alcalde.

¿Cree que no hay que limitar el número de bares?

–No estamos de acuerdo con el intervencionismo porque el mercado se regula solo. Si creen que hay un problema real, que se está saturando cierta zona, vamos a sentarnos y a trabajar sobre ello. Pero no olvidemos que recientemente se ha producido una modificación de la ordenanza de vía pública que ha reducido muchas terrazas, por lo que lo primero es verificar si esa norma es o no efectiva. Nosotros nunca hemos defendido ni defenderemos a los que incumplen.

«El Ayuntamiento suspendió 101 veces los objetivos de calidad acústica el año pasado»

¿El problema del ruido es responsabilidad exclusiva de los bares y restaurantes?

–El ZAS no se plantea porque la hostelería incumpla, sino porque se cree que puede haber una saturación en una zona concreta. Pero tampoco podemos olvidar que sólo el año pasado el Ayuntamiento suspendió durante 101 días los objetivos de calidad acústica por eventos en el Centro, lo que quiere decir que si todos colaboramos, las medidas no sólo deberían ir en contra de la hostelería. Si se declara una zona ZAS tampoco se podrán incumplir los objetivos de calidad por otro tipo de actividades como Feria o Navidad.

¿Creen que hay un problema en el Centro?

–Nosotros no creemos que haya un problema, aunque sí que se puede mejorar. Si hay un problema será que se ha creado un modelo turístico dentro del Centro, pues bendito problema. Que hay calles que se pueden mejorar, indudablemente, pero todo pasa por saber hacia dónde vamos.

¿Cómo se puede mejorar este problema de convivencia?

–Para empezar hay que ceñirse a la realidad que vivimos ahora mismo: Si x vecinos tienen un problema en varias zonas concretas pues vamos a darles solución. A lo mejor esa solución puede venir de nuestra parte, o a lo mejor debe ser el vecino el que adecue su vivienda con las subvenciones que dispone el Ayuntamiento. Eso es una convivencia. Y si alguien tiene que mediar en esa convivencia es la concejala del distrito Centro, y con nosotros no se ha sentado ni una vez.

Ustedes han dicho que a partir de ahora sólo se reunirán con el alcalde. ¿Qué le quieren decir que no se haya comentado ya?

–Creo que ya hemos sido muy claros y lo hemos dicho casi todo, pero debe quedar claro que no es una batalla entre hosteleros y vecinos, sino que se trata de establecer un modelo de ciudad. Nosotros venimos aquí a trabajar, no queremos molestar y somos vecinos también. Si dicen que el Centro es el salón de nuestra casa, hay que tener en cuenta que el Centro es de todos los malagueños y habría que abrir el debate a toda la ciudad.

¿Por qué dicen que la declaración de Zonas Acústicamente Saturadas supondrían la pérdida de puestos de trabajo?

–Es muy sencillo. Cuando pones coto a no abrir nuevos restaurantes, la creación de empleo no existe; después está el hecho de que las medidas planteadas no van a solucionar el problema y no se va a aplicar sólo durante un año. Esto crea una inseguridad jurídica y hace que el empresario establezca recortes en todo, e indudablemente en el personal. Obviamente se van a perder puestos de trabajo por la incertidumbre que genera la inseguridad jurídica. Y eso por no hablar del levantamiento de terrazas que se va a producir.

«Si dicen que el Centro es el salón de nuestra casa, deberían abrir el debate a toda la ciudad»

¿Por qué se perderán terrazas? El concejal asegura que no las van a tocar...

–Porque así lo establece el decreto 155 de la Junta de Andalucía. El artículo 11.2 dice que en suelo residencial se hace incompatible la posibilidad de poner terrazas en vía pública en zonas que sean declaradas ZAS, por lo tanto en 98 calles del Centro y cinco de Teatinos habrá que eliminarlas. No es que queramos alertar, es que tenemos la ley en la mano y al ser una norma de rango superior es de obligado cumplimiento. El 1 de enero las terrazas de todas esas calles irán fuera.

Centro turístico

Ustedes piden que el Centro sea turístico y no residencial, ¿en qué se basan?

–En los mismos datos que el Ayuntamiento presentó hace dos meses para pedir que toda la ciudad sea declarada Zona de Gran Afluencia Turística. Cuando pides eso es porque manejas datos que indican que el turismo está por encima del residencial. El alcalde dijo hace un año que faltaban 70.000 camas en Málaga, por eso no entendemos el rumbo que está cogiendo el alcalde. Nos tiene un poco sorprendidos. Si mañana nos dicen que el Centro es residencial, pues nos tendremos que ir.

En otras ciudades como Madrid, Valencia o Sevilla también se han puesto en marcha medidas similares. ¿Por qué Málaga debe ser diferente?

–Málaga tiene una diferencia con todas esas ciudades: En esas otras capitales hay zonas acústicamente saturadas pero también zonas terciarias. Hay espacios en donde el volumen de vecinos es mayor al de oficinas, comercios y hostelería, pero también hay otras en donde aumentan los niveles acústicos porque hay más turismo. Sorprende, por tanto, que en Málaga no exista ni una sola zona turística y eso no se soluciona hablando bajito.

¿Qué cree que va a pasar finalmente? ¿Se puede llegar aún a un acuerdo?

–A los hosteleros nos gusta trabajar, estar en nuestro negocio y no salir por estos asuntos, pero cuando tocas el bolsillo del empresario... Por mucho que se diga que el empresario es un explotador, cosa que yo no he conocido a nadie así, hay que recordar que estamos luchando por nuestras familias, nuestros negocios y nuestros empleados. Muchas veces nos olvidamos de esa conciencia social y por eso vamos a pelear esto hasta las últimas consecuencias. No quiero que por un cambio de 180 grados del equipo de gobierno volvamos 15 años atrás.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos