Investigan una denuncia por abusos a una menor de 16 años mediante el uso de narcóticos

Investigan una denuncia por abusos a una menor de 16 años mediante el uso de narcóticos

La Policía Nacional trata de identificar al agresor, al que la adolescente aseguró haber conocido en el Real de la Feria de Málaga

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

La Policía Nacional investiga una denuncia de una menor de 16 años que asegura que un hombre abusó de ella tras suministrarle droga en la bebida y, posteriormente, una pastilla en su domicilio. La adolescente fue examinada en el Hospital Materno Infantil, donde se activó el protocolo establecido para casos sospechosos de delitos contra la libertad sexual.

Los hechos habrían sucedido la madrugada del miércoles, aunque no trascendieron hasta ese mismo día por la tarde, cuando la menor le contó a la madre de una amiga que se había despertado desnuda en la casa de un desconocido y que sospechaba que había abusado de ella.

La mujer acompañó a la adolescente a las dependencias del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga, cuyos agentes, tras escuchar el testimonio de la chica, trasladaron el caso a la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) de la Policía Nacional, que investiga la denuncia.

La menor contó que todo comenzó la madrugada anterior, cuando se encontraba en el Real de la feria. Según su relato, en un momento determinado perdió de vista a sus amigas, a las que no podía localizar porque su teléfono móvil se había quedado sin batería.

La menor, de 16 años, asegura que le dio MDMA en la bebida y una pastilla en su domicilio

Mientras las buscaba, se topó con una conocida, que se encontraba a su vez con un hombre de entre 30 y 35 años. Al verla llorando, le preguntaron qué le pasaba y ella les contó que había perdido de vista a sus amigas y no tenía dónde pasar la noche (tenía previsto dormir en el domicilio de una de ellas), puesto que llevaba días fuera de casa tras una discusión con su madre.

Según siempre su versión de lo sucedido, el hombre se ofreció a acompañarla y a ayudarla a localizar a sus amigas. Como ella no lo conocía, le preguntó a la otra chica si se podía fiar de él y, al parecer, esta le dijo que sí, que era «buena gente».

Tras calmarla, el individuo le ofreció compartir la copa que él estaba tomando. Después, estuvieron caminando, tratando de localizar a las amigas, y llegaron a salir del recinto ferial. Entonces, manifestó ella a los agentes, empezó a sentirse mareada e indispuesta, lo que le extrañó porque no era la primera vez que bebía.

De acuerdo con su versión de los hechos, el hombre le reveló que en la bebida iba disuelta una pastilla de MDMA. Como no se encontraba bien, el individuo le ofreció subir a su casa para enchufar el móvil, y ella aceptó. Una vez allí, le dio una pastilla, según le dijo, para que se tranquilizara.

A partir de ahí, la adolescente aseguró no recordar nada más hasta que se despertó por la mañana en ropa interior y con lesiones en los brazos. Tras abandonar el domicilio, acudió a la casa de un amiga y le contó lo ocurrido a la madre de ésta, que la acompañó a las dependencias del GIP. La UFAM de la Policía Nacional mantiene abierta una investigación para esclarecer los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos