Intimidan a una enfermera por el tiempo que llevaban esperando en las urgencias del Hospital Regional de Málaga

Imagen de archivo del Hospital Regional./SUR
Imagen de archivo del Hospital Regional. / SUR

La enfermera, que precisó de asistencia médica, ha interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional

EUROPA PRESS

El sindicato CSIF Sanidad Málaga ha informado de un supuesto nuevo episodio de violencia hacia una enfermera en el Hospital Regional de Málaga. A parecer, el pasado martes dos usuarios que se encontraban en las urgencias del centro hospitalario, «con actitud agresiva, increparon a una enfermera de la unidad por el tiempo que llevaban esperando para ser atendidos«.

Al parecer, según han informado desde CSIF Sanidad Málaga a través de un comunicado, estas dos personas, tras ser atendidas, buscaron a la trabajadora a la que «intimidaron verbalmente y acorralaron en la sala de cuidados, llegando a ser necesaria la intervención del personal de seguridad del centro, que medió para que abandonaran las instalaciones«, apuntan desde el sindicato. La trabajadora, que ha interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional, requirió asistencia médica a consecuencia de esta situación.

CSIF Sanidad Málaga ha mostrado su repulsa por estos hechos y ha criticado que las situaciones de violencia hacia trabajadores «son cada vez más habituales en la sanidad pública malagueña ante la pasividad de la administración«.

En este sentido, CSIF ha vuelto a reclamar «medidas reales y eficaces» contra las agresiones físicas y verbales y las situaciones violentas que sufren los profesionales, y que, según señala, «se deben, en buena parte, a los problemas de saturación y falta de personal que soportan nuestros servicios públicos».

Por ello, CSIF exige a la Administración sanitaria que implante «cuanto antes» las medidas recomendadas por el Ministerio de Sanidad para atajar este problema, como incluir en la ficha nacional de comunicación de agresiones las medidas posteriores a la agresión como son la denuncia, baja laboral y apoyo psicológico; acompañar al profesional durante la denuncia y el proceso judicial; aplicar medidas organizativas sobre la escasez de tiempo en consulta y «la sobrecarga asistencial», ya que son las principales causas de las agresiones; y medidas o sanciones ante la reincidencia de agresiones de usuarios y pacientes.

Por último, desde CSIF han recordado que Málaga es la provincia andaluza que más agresiones, físicas y verbales, contra personal sanitario registró en 2018, con 309 casos, 233 de ellos -el 75 por ciento- hacia mujeres. También han señalado que los profesionales son una víctima más de la falta de personal, las demoras y la saturación de hospitales y centros de salud.