El interventor se remanga y quiere poner orden

En la imagen, Conde, en el centro de la mesa presidencial y el interventor Fermín Vallecillo, a la derecha /P. R. Q.
En la imagen, Conde, en el centro de la mesa presidencial y el interventor Fermín Vallecillo, a la derecha / P. R. Q.

Fiscalizará los gastos de los grupos municipales, que cuentan con 625.000 euros al año, así como las subvenciones que se concedan, ingresos y gastos

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Parece ser que van a acabarse los escándalos en las cuentas de los grupos municipales tales como el que saltó en octubre de 2016 con gastos de whisky, vinos, ron, compresas etc, que los miembros de Málaga Ahora y su portavoz, Ysabel Torralbo, le achacaban al anterior miembro del grupo y a la postre edil no adscrito, Juanjo Espinosa, quien se defendía diciendo que él no hacía uso de productos de higiene íntima femenina.

Este asunto sigue sin quedar claro, con denuncias cruzadas, pero lo que sí quedó ayer meridiano es que la contabilidad de los grupos municipales este año parece que va a ser fiscalizada concienzudamente por el no ya tan nuevo interventor Fermín Vallecillo, que se incorporó a su puesto en el Ayuntamiento de Málaga desde la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental el pasado mes de mayo de 2017.

«Es obvio que los gastos en alcohol no serán admitidos como propios de un grupo municipal», explicaba Vallecillo a la salida de la comisión de Economía, donde intervino para explicar las nuevas líneas maestras de la Intervención este año, que pasarán por la fiscalización de los citados gastos de los partidos políticos con representación en la Casona, así como la puesta en marcha de la fiscalización limitada previa en ingresos y gastos y un plan estratégico de subvenciones a entidades. Es decir, control, control y control. Entre el funcionariado no son pocos los que dicen que, sin ser puntilloso, el nuevo interventor es puntillista, es decir que se fija en el detalle.

Sobre el control del gasto de los grupos municipales, el cambio ha sido abismal. Cabe recordar que tanto Málaga Ahora como Juanjo Espinosa pidieron al anterior interventor en funciones Emilio González que revisara sus cuentas, quien se escudó diciendo que debía pedírselo directamente Alcaldía, como también manifestó a este periódico.

La nueva política de Intervención quedó patente cuando Vallecillo explicó ayer que lo primero que hará será implementar un nuevo sistema de fiscalización limitada previa, que servirá para aplicar el nuevo Real Decreto 424/2017, que entra en vigor en julio de 2018.

Ingresos y gastos

Como argumentó en su alocución el habilitado nacional, el sistema de fiscalización limitada quiere mejorar el modelo que ya existe, «la fiscalización limitada de ingresos se está llevando bastante bien, pero la de gastos, sólo exigía que Intervención mirase quién es el órgano competente y si había crédito o no, y ahora va a completarse con más requisitos». Vallecillo explicó que a los organismos autónomos y mercantiles se les va a realizar una auditoría mercantil y una auditoría de cumplimiento a través de un ‘check list’ de 17 puntos, e hizo especial hincapié en que se controlará cómo entra el personal y qué sistemas de contratación rigen. Este asunto es especialmente espinoso, ya que la contratación de falsos autónomos está dando muchos dolores de cabeza al Ayuntamiento con un buen número de fallos en contra, y por ende a favor de los trabajadores –la más famosa es la sentencia favorable a los 14 falsos autónomos del OMAU– , algunos reingresados y otros indemnizados, a lo que hay que sumar la partida de las multas, y todo pagado de las arcas públicas.

La iniciativa sobre el modelo de fiscalización limitada previa, que el equipo de gobierno del PP llevó de urgencia para su aprobación, salió adelante con 8 votos a favor y tres abstenciones de Málaga Ahora, IU-Málaga para la Gente y el edil no adscrito, de Podemos, Juanjo Espinosa.

Además de iniciar un sistema para el control de los gastos en los grupos políticos del Ayuntamiento, que disponen anualmente de una cantidad nada desdeñable para su funcionamiento de 625.000 euros –a razón de 7.322 euros por grupo más 500 euros por cada concejal–, el interventor quiere poner en marcha este año un plan estratégico de subvenciones.

Las subvenciones

Para ello, como explicó el habilitado nacional, se ha realizado un control financiero de las subvenciones a entidades de 2016. Se han elegido al azar 35 de un total de más de 277, «y hay un montón de cosas que corregir». De éstas, abundó en que se ve que en algunos casos los beneficiarios no lo hacen bien, y en otras, son las propias áreas las que deben mejorar, por lo que espera que se mejore el sistema de forma interna y externa.

Para empezar, no se anticiparán las subvenciones que se concedan al 100%, sino que primero se librará un 50 o un 75%, y cuando la entidad justifique el gasto, se le hará entrega del resto. Si se trata de una obra recibirá una inspección municipal para ver que está ejecutada, o en su defecto, deberá hacerse una foto de la obra terminada, entre otros controles, añadió Vallecillo.

Que empiecen a remangarse los empleados del área de Intervención y los que van a ella recurrentemente. El interventor ‘puntillista’ se ha marcado tres retos para este año 2018 y dice estar dispuesto a cumplirlos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos