Interceptan en Málaga un velero con 600 kilos de cocaína con destino a Baleares

El Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de Baleares/Ñito Salas
El Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de Baleares / Ñito Salas

Los detenidos, un ciudadano lituano propietario de la embarcación y un español residente en Ibiza, habían ocultado los paquetes de cocaína en un falso fondo

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Atracado entre otros barcos en el Muelle Uno del Puerto de Málaga nada haría sospechar del velero salvo el vehículo de la Guardia Civil que permanecía aparcado junto a él. No era una embarcación más, ya que en su interior, además de dos tripulantes, viajaban 600 kilos de cocaína cuando fue interceptada frente a las costas de Málaga, según informaron desde el Instituto Armado.

En el marco de la bautizada como 'operación Rabbit', el pasado domingo agentes de la Guardia Civil interceptaron a la embarcación cuando navegaba a unas millas al sur de la capital malagueña. A bordo del buque oceánico Río Segura y con apoyo aéreo –ya que un avión del Frontex estuvo realizando un seguimiento antes del abordaje–, los agentes interrumpieron la ruta del velero, que había zarpado desde Sudamérica y se dirigía hacia las Islas Baleares.

Los investigadores sospechaban que en el interior de la embarcación podía haber cocaína. Por ello, decidieron trasladar hasta el Puerto de Málaga la embarcación y así poder registrarla en profundidad. No se equivocaron, siempre según han informado desde la Guardia Civil, los agentes encontraron el cargamento de la sustancia estupefaciente en un hueco que se había practicado en la estructura del velero, en concreto, en la popa del barco.

Los efectivos procedieron a la detención de los dos tripulantes de la embarcación, un hombre de origen lituano y otro de nacionalidad española, residente en Ibiza. Se les acusa de un delito de tráfico de drogas.

La investigación la desarrolló el Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga de Baleares, con el apoyo de servicios aduaneros franceses, efectivos de la Guardia Civil de Málaga y Madrid y la coordinación de Frontex.

Imágenes ofrecidas por la Guardia Civil de la captura